Venom sobre Caracas: El 1ero. de Enero de 1958

El día 1ero. de Enero de 1958, a las 06:00 hrs., fui designado por el propio Mayor Néstor Rodríguez, comandante del Escuadrón de Caza Nro. 34, para que de inmediato me alistara a acompañarlo a realizar junto con el, un vuelo en dos aviones Venom, cuya finalidad supe cuando llegamos y sobrevolamos en distintas direcciones la ciudad de Caracas, a una altura de 20.000 pies, para luego regresar a la Base Aérea El Libertador.

A las 14:00 Hrs. de ese mismo día, me notificaron nuevamente que iba a participa en otro vuelo sobre Caracas, conformando una formación de tres aviones Venom. De líder iba el Tte. Raúl Paiva, gregario derecho el Stte. Luís Viana y de gregario izquierdo el Stte. Hipolito Ottamendi. Los detalles previos a este vuelo fueron: “están disparando con artillería antiaérea a las aeronaves que sobre vuelen el área de Caracas“, por lo tanto, debemos actuar con cautela volando en formación abierta.

 A las 15:00 Hrs., la señalada formación, estaba decolando hacia Caracas, donde sobre volamos en primer lugar hacia Maiquetía donde en vuelo rasante llegamos cerca de Cabo Codera, para luego regresar al punto inicial y tomar dirección hacia el callejón de Tacagua, rumbo a Caracas en formación abierta y  a 400 kts. iniciar el primer pasaje en dirección Oeste-Petare.  Llegado a este punto, regresamos ahora en dirección de las Torres del Silencio.  Manteniendo la formación prevista y velocidad establecida, nos fuimos acercando rasante a las torres, y una vez  bastante próximos al lugar, el líder inicia un fuerte viraje a la derecha, lo cual me hace maniobrar para mantener la posición, perdiendo mucha velocidad y a la vez representando un amplio blanco para la artillería antiaérea, que logra impactarme en el plano izquierdo, provocando una ligera desestabilización del vuelo y un intenso bote de combustible. Oigo por radio, que el gregario izquierdo Stte. Ottamendi informa al líder que me han impactado.

Ante este grave acontecer, continuo mi vuelo hacia Maiquetía avocándome a buscar salvación ante la emergencia que vivía. En primer lugar, la intensa perdida de combustible me hacia pensar que la Base El Libertador estaba distante como para conducir la aeronave hacia ese rumbo; estaba mas cerca a Maiquetía; en consecuencia opte por continuar la dirección que llevaba hacia Maiquetía. Próximo al referido aeropuerto, establecí altura de 3.000 pies, y en dirección Oeste-Este sobre la cabecera de la pista , hice rompimiento a la izquierda, ya en paralela hice los procedimientos para el aterrizaje, viro a final para sacar los flaps pero noto alta la velocidad (200 kts.), no quise reducir potencia por lo que opte por abortar. Subo tren y flaps, y continuo hacia el Puerto de La Guaira, me regreso para intentar aterrizar en dirección Este-Oeste, preparo el avión para un final largo, con tren abajo aguanto los flaps, un poco mas adelante los bajo pero la velocidad seguía indicándome 200 kts.. Ya cerca de cabecera de pista, resuelvo otra vez irme al aire, realizo otra vez el procedimiento, tomo altura hasta 3.000 pies, me incorporo a la paralela para intentar aterrizar esta vez Oeste-Este.

Estando todo preparado en final para reintentar aterrizar y viendo la misma situación de la velocidad, hice el cálculo apropiado para apagar el motor y aterrizar en esas condiciones. Finalmente logro aterrizar y me detengo a la mitad de la pista, hacia el lado derecho, descendí del avión y ya en tierra pude observar a un avión AT-11 aproximándose dirección Este-Oeste, contrario a mi dirección, para abortar y posiblemente regresar a El Libertador.  Posteriormente supe que el piloto del citado avión era el Tte. Carreño Flores.

Después de todo esto y aun en plena pista, se presentaron varias unidades militares para proceder a mi detención y finalmente estar preso en el palacio de Miraflores.

Ya fuera de cárcel, el 28 de Enero de 1958, y libre, me fui a Maracay para presentarme a mi unidad, donde entre saludos y otros acontecimientos, hay uno muy particular por que se relaciona con el aterrizaje en Maiquetía. Resulta que el Sgto. Tecnico de 2da Vargas encargado de la línea de vuelo, reviso el avión y me pregunto si había tenido en cuenta que las indicaciones de velocidad y altura no eran confiables por los daños sufridos en el tubo pitot por los impactos recibidos, a lo cual le respondí que en ningún momento llegue a imaginar que las indicaciones instrumentales previas al aterrizaje eran erradas. Agregándole gracias a Dios todo salió bien, también le dije que había actuado igualmente apegado a lo que constantemente me enseñaron mis instructores de vuelo que “en el tráfico, potencia, velocidad y altura,  mantienen la dentadura.”

Por: Luis L. Viana L.

FAV Club quiere agradecer a Freddy Pedrique por enviarnos este histórico relato del General Luís L. Viana sobre su participación en los hechos del 1ero. de Enero de 1958.

Escrito por Luis L. Viana L.

General de Brigada retirado de la Fuerza Aérea Venezolana, graduado de la Escuela de Aviación Militar en 1957, Promoción “Subteniente José Urbano Soto Pérez”

Luis L. Viana L.

General de Brigada retirado de la Fuerza Aérea Venezolana, graduado de la Escuela de Aviación Militar en 1957, Promoción "Subteniente José Urbano Soto Pérez"

4 comentarios sobre “Venom sobre Caracas: El 1ero. de Enero de 1958

  • el 18 julio, 2014 a las 10:39 pm
    Permalink

    Muy intresante, recordar todos esos importantes acontecimientos, en ese entonces, mi hermano F. Sub. Teniente Jesus Nuñez T, se encontraba en Caracas, era muy pequeña, pero recuerdo perfectamente, cuando vi su cara emocionada, y rapidamente , se arreglo, y comento, que en esos aviones ivan y dijo nombres, asi mismo, que tendria que irse de inmediato a presentarse , imagino en Maracay, porque estaba estudiando en la EAM,donde luego se graduo en lla Promocion Roa Moreno, en año 1959.
    Asi mismo, traigo a la memoria, una noche, donde mi familia fue a la casa de la madre, del Cadete, Ibsen Briceño , f.. quien era tambien, compañero de mi hermano, era de noche, y todos vimos en la tv, al Presidente Gral. Perez Jimenez.. Son estos recuerdos, que perduran en nuestra memoria, Gracias por permitirme compartirlos.

    Respuesta
  • el 17 febrero, 2015 a las 2:26 pm
    Permalink

    Saludos cordiales.
    No sé si el Señor G/B (FAV) Luís L. Viana está vivo y disfrutando su retiro y su vejez. Ojalá a sí sea.
    Sin duda alguna esos pilotos de esa época eran “vergatarios”

    Respuesta
  • Pingback:de Havilland Venom FB.Mk.54 | FAV-Club

  • el 3 enero, 2018 a las 2:55 pm
    Permalink

    Excelente relato vivido, de tan notable Señor General, al leer su experiencia de ese vuelo del 1° de Enero del año 1958. me transporte en el tiempo y me imagine todo lo vivido por aquel joven Subteniente, que con los años llego a ser General / Brigada de la Gloriosa FAV. Felicitaciones por compartir tan interesante experiencia de vida.Quiero compartir que mi abuelo materno pertenecio al Escuadrón de Caza N° 34 en esa epoca del año 1958 mi abuelo se llamaba el Capitan (AV) Carlos Albero Vicentelli, y sus compañeros de la FAV le decia cariñosamente (PICHININI) por ser desendiente de Italianos.

    Cap. Luis Alberto Garcia Vicentelli.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: