El Museo de Cuatro Vientos

Cualquier persona que visite el Museo Aeronáutico de Cuatro Vientos, ubicado en las afueras de Madrid, España, se sentirá gratamente inmerso en una historia muy rica, llena de anécdotas y sorpresas. Aparte de estar cuidadosamente montado, con una rigurosidad militar, apenas logra uno mal ver, tantas cosas en sólo medio día, que es lo que dura abierto el museo al público. Es poco el tiempo que tenemos para admirar no sólo el inmenso Parque aeronáutico exterior donde descansan merecidamente una enorme cantidad de aviones muy bien conservados, sino sus tres hangares repletos hasta el tope de aviones antiguos, fotos, motores, hélices, armas, insignias, maquetas a escala y un sinnúmero de artilugios relacionados a la historia aeronáutica de España. Si aún así lograse verlo todo, le queda aún otra exposición más pequeña al aire libre dedicada a los helicópteros que fueron utilizados por el Ejército del Aire. Todo un banquete para fanáticos y entusiastas de la aviación.

Mirage IIIEE (Foto: Fabián Capecchi)
SF-5A (Fabián Capecchi)

Este interesante museo fue creado en 1975 adjunto al aeropuerto de Barajas, y consta de una superficie de exposición de 40.000 m2. Apenas al entrar lo recibe a uno un enorme BOEING KC-97 Stratotanker, antiguo avión cisterna, que es en la actualidad el mayor avión en exposición del Museo Cuatro Vientos. Caminando hacia los hangares, se encuentran expuestos al aire libre, aviones de construcción española de gran valor histórico como el HISPANO Ha-200 Saeta, primero reactor construido en España en los años 50. También podemos encontrar aviones españoles de transporte como el CASA 201 Alcotán, CASA 202 Halcón, CASA 207 Azor, CASA 212 Aviocar. Y el prototipo original del CASA C-101 Aviojet/Mirlo, avión de entrenamiento y ataque diseñado durante la década de los setenta para sustituir a los entrenadores LOCKHEED T-33.

Boeing KC-97 Stratotanker (Foto: Fabián Capecchi)

La colección de aviones de las primeras décadas de la aviación incluyen un Bleriot XI, en perfecto estado, un Nieuport VI, un impecable ejemplar del célebre entrenador AVRO 504, o un caza Bristol F2B Fighter.

Entre los famosos encontramos una réplica tamaño natural del Dornier Wal “Plus Ultra”, avión con que se ganaron la Gloria tres españoles al cruzar el Atlántico Sur en un temerario viaje hasta Argentina. También podemos admirar el avión Breguet XIX “Jesús del Gran Poder” vencedor de la ruta Sevilla- Bahía, que posteriormente recorrió Suramérica hasta llegar a La Habana. Otro magnífico ejemplar es la réplica del Breguet XIX Super Bidón, “Cuatro Vientos” construido especialmente para cubrir la ruta Sevilla- la Habana, cruzando el Atlántico por el lado más ancho, para luego desaparecer sin rastro en la segunda etapa hacia Yucatán. Una parte que no debe dejar de ver es la dedicada a Juan de la Cierva, inventor del autogiro que conserva un ejemplar de un autogiro Cierva C.19.

Uno de los platos fuertes del museo son los aviones alemanes de la segunda guerra mundial, únicos en el mundo, y que fueron intensamente utilizados por el Ejército del Aire ante la imposibilidad de conseguir sustitutos después de la derrota de Alemania en 1945. Entre los aviones que podemos encontrar en el museo están sendos ejemplares del venerable JUNKERS Ju-52. Los sorprendentes Heinkel He-111 , en dos versiones la B, conocida como ” Pedros” utilizada durante la primera parte de la guerra civil española y la H, que luego sería modificada con motores Rolls Royce Merlin para dar paso a la versión CASA 2111, que fueron utilizados en el Sahara Español contra Marruecos en 1957. Otra joya del Museo Cuatro vientos son los aviones Messerschmitt Bf-109, uno de los cazas más famosos del mundo, montura de ases como Werner Mölders. Podemos verlo en la versión B, original que llegó a España para ser probada exitosamente durante la Guerra civil ; o en su versión modificada conocida como “Buchón” construida por CASA con el motor Merlin de su antiguo archienemigo el Supermarine Spitfire. Una curiosidad resulta el hidroavión Dornier Do 24 utilizado hasta su baja como avión de salvamento y rescate. También hay otros aviones alemanes como el excelente entrenador Bücker Bu-133 Jungmeister, un Fiesseler Fi-156 Storch o una réplica a escala real del triplano Fokker Dr.I, montura del Más famoso piloto de combate de la historia, “El Barón Rojo”.

Otras piezas de la guerra civil española expuestas aquí son el Fiat CR.32 “Chirri” con sus libreas nacionalista, el Polikarpov I-15 “Chato” o su hermano mayor el muy famoso I-16 “Mosca/Rata”, también vemos aquí un de Havilland DH 89 Dragon Rapide, similar al que trasladó al comandante Franco desde la islas Canarias hasta África para comandar el ejército rebelde.

Fiat CR.32 Chirri (Foto: Fabián Capecchi)

Hay pocos aviones no alemanes que representan a la segunda Guerra mundial pero están muy bien conservados, un bombardero B-25 Mitchell que fue internado durante el conflicto, un Consolidated PBY Catalina, que sufrió la misma suerte del anterior y fue utilizado para rescatar pilotos derribados de ambos bandos, por último también tenemos un par de ejemplares del entrenador North American T-6 Texan.

Consolidated PBY Catalina (Foto: Fabián Capecchi)

En el antes mencionado parque principal de exposición, usted podrá admirar una bastante completa colección de reactores de combate de todos los tiempos, como el North American F-86F Sabre, el Lockheed F-104 Starfighter que fue comprado al museo por tan sólo cinco pesetas, un par de desgarbados Mc Donnel Douglas F-4 Phantom, dos aviones suecos le dan colorido a la exposición, un Saab Lansen y su hermano mayor el siempre elegante Viggen. Sin embargo el plato fuerte los aviones de fabricación rusa como el Sukhoi Su-22 Fitter, Un elegantísimo Mig-17 pintado completamente de rojo, un Mig-21 Fishbed y un Mig.23 Flogger.

RF-4 Phantom II (Foto: Fabián Capecchi)
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Saab Lansen (Foto: Fabián Capecchi)
Saab Viggen (Foto: Fabián Capecchi)

Además en la tiendita del museo, que parece pequeña encontrará insignias, parches, libros interesantes y unos curiosos aviones de papel armables en tres dimensiones, excelentes para regalar o como recuerdo.

Mig-17 (Foto: Fabián Capecchi)
Mig-21 (Foto: Fabián Capecchi)
Mig-23 (Foto: Fabián Capecchi)

En definitiva le recomendamos que esté allí muy temprano para que pueda aprovechar al máximo su tiempo y pueda admirar este interesante esfuerzo por mantener viva la historia aeronáutica de España.

Por: Fabián Capecchi

Escrito por Fabián Capecchi

Fabián Capecchi

Publicista e Historiador – Miembro de FAV-Club

Fabián Capecchi

Publicista e Historiador - Miembro de FAV-Club

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *