Museo de la Royal Air Force

Art Erwin 01

Sin duda alguna, una de las colecciones históricas de aviación más grandes del planeta es la que pertenece al Museo de la Real Fuerza Aérea Británica (RAF), siendo una propuesta relativamente nueva, abarca desde los orígenes de la aviación hasta la historia más reciente del mundo aeronáutico; tiene la peculiaridad que todas las piezas exhibidas han sido mantenidas completamente en servicio a lo largo de su distinguida historia.

El Museo es responsable por preservar el patrimonio aeronáutico, la historia y tradiciones de la RAF. Es realmente evidente que la más antigua e independiente fuerza aérea del mundo debería tener un museo de tal magnitud, escala y calidad. Escasas naciones poseen un museo que preserve tanta historia y material ícono en el campo de la aviación.

FAV-Club espera que todos los entusiastas de la aviación disfruten las siguientes líneas y que estas sirvan, a su vez, como una guía de referencia y futuras visitas al Museo de la RAF en Londres.

Un poco de historia

Claude Grahame-White estuvo fascinado por el desarrollo del vuelo a motor. En 1908 le compró un kit de partes para un avión diseñado por Louis Blériot, y en solamente 8 semanas ambos construyeron el avión en la planta del diseñador en Francia.

Bleriot XI de pre-guerra (Foto: Erwin Fuguet)
Bleriot XI de pre-guerra (Foto: Erwin Fuguet)

En esa época la mayoría de los pilotos británicos aprendían a volar en el país Galo, de manera que Grahame-White decidió abrir su propia escuela de entrenamiento de vuelo en Inglaterra.

El sitio elegido por él fue Hendon, donde hoy reside el Museo de la RAF y, para su momento, se realizaban demostraciones aéreas y se rompieron muchos récords de vuelo antes y después de que el aeródromo fuera requisado para el servicio de la guerra en 1914.

El Museo fue inaugurado por la Reina Isabel II de Gran Bretaña en noviembre de 1972, ubicándose en el antiguo aeródromo Hendon de la RAF en el norte de Londres. Originalmente, los aviones fueron exhibidos en un solo lugar, en un gran edificio conocido anteriormente como el Salón Principal de Aviones, constituido por un par de hangares con una estructura denominada tipo Belfast, construidos durante la Primera Guerra Mundial y llamados hoy en día Hangares Históricos.

En 1978 fue inaugurada la muy aclamada edificación Salón Batalla de Inglaterra , ubicado a muy poca distancia del edifico principal del Museo. En 1983, la Reina Madre, inauguró el anexo denominado Comando de Bombarderos, donde se preservan muchos aviones únicos en su tipo que aún existen y modelos raros de la Segunda Guerra Mundial. Allí también hay una sección dedicada a los “Pesados” (Bombarderos) de la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF) y un monumento conmemorativo de la 8va  Fuerza Aérea que estuvo basada por muchos años en Liverpool.

Hacia el año 2000, el Salón Batalla de Gran Bretaña, estuvo sometido a una gran renovación, donde entre otras cosas fueron añadidos juegos de luces y sonidos con la finalidad de brindar una visión más real a la exhibición.

La sala histórica llamada Hitos del Vuelo, y la reconstrucción de la fábrica de la Primera Guerra Mundial Grahame-White fueron inauguradas por el fundador del museo, El Duque de Edimburgo, en Londres, el 17 de diciembre de 2.003, coincidiendo con la celebración del centenario del primer vuelo con motor.

El Museo de la RAF pasa de ser un sueño hasta hacerse realidad:

  • En 1917 Lord Rothermere sugirió la formación del museo nacional de aviación.
  • En 1931 el Concilio Aéreo aprobó la idea de El Museo de la RAF.
  • En 1958 el Ministro del Aire discutió la posibilidad de un Museo Aeronáutico Nacional.
  • En 1961 el Comité del Concilio Aéreo estableció un Comité Consejero Histórico presidido por Sir Dermont Boyle.
  • En julio de 1962 un primer informe sugirió establecer un museo de la RAF, con una junta de cinco miembros. En septiembre, un segundo informe propuso el aeródromo de Upavon de la RAF como sede del museo. Surgieron otros sitios propuestos que incluían los aeródromos de la RAF Henlow, Bedfordshire y Carlton House Terrace, los aviones debían mantenerse en Henlow y estar a la disposición de investigadores y estudiantes serios.
  • En 1967 se oficializó Hendon como la sede del Museo de la RAF.
Desde Aerostatos hasta el Eurofigter

El museo resalta las raíces de la RAF desde los primeros vuelos de globos y aerostatos hasta nuestros días con el afamado caza de 5ta generación Eurofighter Typhoon. La mayor cantidad de naves pioneras están en este museo de Londres, con un par de ejemplares Blériots y planeadores Clark como los más antiguos.

La colección de la RAF exhibe lo más refinado de su inventario, aviones famosos abundan en diversos espacios del Museo, por ejemplo, la plazoleta frente a los edificios de Hitos del Vuelo y la Batalla de Inglaterra, contiene un Hawker Hurricane I que prestó servicio en la Batalla de Francia junto a un Spitfire de la Batalla de Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial.

Caza Hawker Hurricane (Foto: Erwin Fuguet)
Caza Hawker Hurricane (Foto: Erwin Fuguet)
Fábrica Grahame – White

Este edificio fue la primera fábrica de aviones de Gran Bretaña, construida en Hendon por Claude Grahame-White en 1917. La edificación actual incluye un cuarto de la superficie de la pionera, manteniendo toda la estructura de metal original, puertas y ventanas; las paredes de ladrillo, aún no siendo las originales, han sido construidas exactamente como estaban en el pasado.

La sala está conformada por una súper exhibición conformada por los aviones más antiguos del inventario del museo, los cuales, en su mayoría fueron construidos durante el mismo periodo de la fábrica.

Los aviones precursores de la RAF, el Royal Flying Corps y aviones de la era de la Primera Guerra Mundial están en su gran mayoría exhibidos en una grandiosa atmósfera llena de nostalgia e historia de la fábrica Grahame-White, incluyendo varios clásicos que van desde la familia Sopwith, un Caudron G.III, un Bristol M.1c, Avro 504, Hanriot HD1 y SE5a.

Sopwith Camel, el mejor caza inglés de la primera Guerra Mundial (Foto: Erwin Fuguet)
Sopwith Camel, el mejor caza inglés de la primera Guerra Mundial (Foto: Erwin Fuguet)

Mención especial merece el pesado bombardero de la Primera Guerra Mundial, el Vickers Vimy expuesto en la sala, este avión fue el pionero en volar sin escalas el océano Atlántico el 14 de junio de 1919, volando 3.041 Km desde Canadá hasta Irlanda en 16 horas.

Hitos del Vuelo

Como se hizo mención anteriormente, esta sala exhibe exponentes de aviones, planeadores, globos, misiles y helicópteros que en su momento marcaron un hito en la historia de la RAF y de la aviación mundial.

La exposición puede ser vista en dos niveles, una parte de los modelos se encuentran suspendidos desde el techo de la edificación, mientras que el resto está en tierra.

Igualmente se dispone en esta área de lo más refinado en tecnología interactiva, llevando a los visitantes a recrearse con documentales en un pequeño cine, simulador de vuelo del caza Eurofighter, videos y fotos de los momentos más importantes de la historia aeronáutica.

La exhibición está conformada por modelos que han sido iconos irrefutables en la historia de la aviación y poseen su sitio de honor en la Sala de Hitos del Vuelo, entre otros, se encuentra el primer avión caza a reacción, el Messerschmitt Me 262 cuya velocidad llevó los combates de cazas a otro nivel y, en muchas formas este caza alemán fue muy superior a los primeros jets de los aliados, quienes copiaron sus avanzadas características después de concluida la guerra.

Messerschmitt Me 262, el primer caza a reacción operacional del mundo
Messerschmitt Me 262, el primer caza a reacción operacional del mundo (Foto: Erwin Fuguet)

Los motores a reacción han sido considerados como el avance más importante en la aviación, después del vuelo de los hermanos Wright en 1903

Uno de los cazas más sobresaliente y famoso de la Segunda Guerra Mundial, el North American P-51D Mustang, tiene también su espacio reservado en la sala Hitos del Vuelo, está expuesto sobre una plataforma rotatoria; la superficie del avión posee su acabado natural metálico brillante, y el esquema de pintura representa los colores del Capitán Donald Emerson, quien murió en acción la Navidad del año 1944.

North Americand P-51D Mustang, el mejor caza de la Segunda Guerra Mundial.
North Americand P-51D Mustang, el mejor caza de la Segunda Guerra Mundial. (Foto: Erwin Fuguet)

Igualmente, se expone un British Aerospace Harrier veterano de la Guerra de las Malvinas y primer caza bombardero de vuelo vertical STOL (Short Take Off Landing).

Otros modelos expuestos en el salón son: Blériot XI, Fokker D VII, Kawasaki Ki.100, Sikorsky Hoverfly, Hawker Tempest y Messerschmitt Bf 109G con esquema de pintura del Norte de África, de Havilland Mosquito y el prototipo del avión más moderno de la RAF, el Eurofighter Typhoon.

Caza de despegue vertical British Aeropsace Harrier GR2
Caza de despegue vertical British Aeropsace Harrier GR2 (Foto: Erwin Fuguet)
Caza Messerschmitt Bf-109G, con la pintura y bandas blancas utilziadas en el Norte de Africa.
Caza Messerschmitt Bf-109G, con la pintura y bandas blancas utilziadas en el Norte de Africa. (Foto: Erwin Fuguet)
Caza japonés Kawasaki Ki-100, uno de los más temibles cazas japoneses que llegó muy tarde y en muy poca cantidad.
Caza japonés Kawasaki Ki-100, uno de los más temibles cazas japoneses que llegó muy tarde y en muy poca cantidad. (Foto: Erwin Fuguet)
Salón de Bombarderos

En este salón se puede seguir el desarrollo de los bombarderos desde la Primera Guerra Mundial hasta las más sofisticadas máquinas de nuestros días. Allí se pueden ver los logros del Comando de Bombardeo de la RAF y las Fuerzas Aéreas del Ejército de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

Este gran salón, es en parte, un homenaje a los 131.000 hombres que murieron durante la ofensiva combinada de bombarderos.

La sala de Bombarderos está dominada por un Avro Lancaster I R5868, siendo el sobreviviente más viejo de su tipo y fue un veterano de 137 misiones de combate en la Segunda Guerra Mundial. Cerca se encuentran los históricos Vickers Wellington, el único Hawker Typhoon existente y restos sustanciales de un Handley Page Halifax, el cual es exhibido en un diorama simulando el accidente del avión en tierra.

Bombardero pesado Avro Lancaster. Este avión realizó 137 misiones sobre la Europa ocupada, siendo el segundo Lancaster con más misiones durante la guerra. (Foto: Erwin Fuguet)
Bombardero pesado Avro Lancaster. Este avión realizó 137 misiones sobre la Europa ocupada, siendo el segundo Lancaster con más misiones durante la guerra. (Foto: Erwin Fuguet)

También en este recinto se presentan dos modelos poco comunes de la Luftwaffe, un biplaza del avión de Focke Wulf FW 190A-8/U-1 y el caza a propulsión jet Heinkel He-162-A, siendo uno de los últimos intentos alemanes del desarrollo de un caza económico y de altas velocidades.

Caza Focke Wulf Fw-190A-8/U-1 , raro ejemplar biplaza de entrenamiento.(Foto: Erwin Fuguet)
Caza Focke Wulf Fw-190A-8/U-1 , raro ejemplar biplaza de entrenamiento.(Foto: Erwin Fuguet)

Los “Pesados” o bombarderos de USAF están conformados por el Consolidated B-24 y el Boeing B-17G, este último estuvo prestando servicio después de la Guerra como avión bombero en California, para luego cruzar el Atlántico en 1983 y para unirse a la colección del Museo.

Un veterano que vio acción en el Medio Oriente en años recientes durante la Operación Desert Storm es un Hawker SiddeleyBucaneer S2B, que aún luce el esquema de camuflaje y el  nose art utilizados durante la guerra y en display junto al avión, las bombas guiadas por láser utilizadas durante el conflicto.

La exhibición de los años de la post guerra, tiene entre otras piezas, considerado como un verdadero tesoro, el famoso bombardero tipo V, Avro Vulcan, luciendo este display la impresionante carga de bombas de 1.000 lbs.

Bombardero Blackburn Buccaneer, luciendo el esquema utilizado durante la guerra del Golfo (Foto: Erwin Fuguet)
Bombardero Blackburn Buccaneer, luciendo el esquema utilizado durante la guerra del Golfo (Foto: Erwin Fuguet)
Hangares Históricos

Los hangares históricos son edificaciones que fueron parte del antiguo aeródromo de Hendon, la cuna de la aviación Británica. Sí se da un vistazo hacia el techo se podrá ver que la estructura de las cerchas fue construida en madera, siendo esta la original de la edificación.

Los hangares se han unido a un nuevo edificio que fue creado para albergar parte de los aviones cazas de la colección del museo.

Prototipo del helicóptero anglo-italiano EH.101 Merlin. (Foto: Erwin Fuguet)
Prototipo del helicóptero anglo-italiano EH.101 Merlin. (Foto: Erwin Fuguet)

Esta sección esta dedicad a Sir Sidney Camm, el diseñador del Hawker Typhoon, teniendo este aeroplano, su sitial de honor en esta área.

Los Hangares Históricos contienen cinco exhibiciones por separado, las cuales cuentan diferentes historias de la RAF y sus aviones.

1._ Alas Rotatorias: conserva piezas que van desde los primeros autogiros hasta los helicópteros de tecnología más reciente como el Eurocopter EH 101 Merlín.

En esta sección se encuentra el Avro Rota, el cual es una versión del modelo Cierva C30 Autogiro diseñado por el ingeniero español Juan de la Cierva. La RAF utilizó estos aparatos para supervisar la instalación de los nuevos radares que fueron usados para la defensa de Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial.

En exhibición se encuentra también un Westland Wessex que fue utilizado por la familia real durante 20 años vistiendo sus emblemas distintivos. El Patrocinador del Museo, el Duque de Edimburgo, voló este aparato en muchas oportunidades y llegó a aterrizar en el Museo varias veces.

Helicóptero Westland Wessex HCC.3 que perteneció a la familia Real Británica, siendo pilotado en varios ocasiones por el príncipe Carlos (Foto: Erwin Fuguet)
Helicóptero Westland Wessex HCC.3 que perteneció a la familia Real Británica, siendo pilotado en varios ocasiones por el príncipe Carlos (Foto: Erwin Fuguet)

2._ Alas sobre el mar: está dedicada a los primeros días de la aviación cuando los aeropuertos no eran comunes, de manera que los aviones que pudieran acuatizar eran ideales para volar grandes distancias y poder llegar hasta los sitios más lejanos del Imperio Británico y los países de la Commonwealth. La RAF también necesitó de este tipo de aeroplanos que pudieran pasar largos periodos de vigilancia sobre el mar para proteger las costas de Gran Bretaña, así como también, coordinar las misiones de rescate en zonas marinas.

Aquí se exhibe un ejemplar del hidroavión Supermarine Southampton, avión construido con casco de madera y es el único sobreviviente de su tipo, fue diseñado y construido justo después de finalizada la Primera Guerra Mundial, tenía una gran autonomía, pudiendo volar desde Gran Bretaña hasta Singapur y aún más allá.

Después de haberse averiado durante una tormenta en 1.928, el casco fue convertido en vivienda, siendo recuperado por el Museo en 1967 y restaurado por el personal especializado del Centro de Conservación de Cosford.

3._ Cazas: es el espacio dedicado a los aviones de acciones defensivas que protegen aviones amigos del ataque de los enemigos. Con frecuencia, sus roles son más complicados y sus habilidades  para atacar, defender y tomar fotografías de reconocimiento rápidamente extienden ampliamente su campo de acción.

La variedad de cazas exhibidos en esta sección es muy amplia y en ella se encuentran algunas de las piezas más destacadas de la Segunda Guerra Mundial, tales como el Bristol Beaufighter, un caza bimotor de largo alcance que podía ser configurado para misiones nocturnas o ataque a embarcaciones marinas. El modelo en exhibición posee las típicas franjas blancas y negras alrededor de las alas y fuselaje, que fueron aplicadas antes del día D. Los japoneses llamaban al Beaufighter  la Muerte Susurrante por sus ataques silenciosos que resultaban mortales.

También se encuentra el único ejemplar en el Mundo de un Hawker Typhoon, modelo modificado de un Hurricane como interceptor de gran altitud y alta maniobrabilidad. Este modelo participó el día después de la invasión a Normandía, distinguiéndose por su acción devastadora a las fuerzas de tierra alemanas.

Único ejemplar existente en el mundo del caza-bombardero Hawker Thyphoon. (Foto: Erwin Fuguet)
Único ejemplar existente en el mundo del caza-bombardero Hawker Thyphoon. (Foto: Erwin Fuguet)

Los Supermarine Spitfire Mk.Vg y Mk24 son otros de los cazas de la Segunda Guerra Mundial presentes en este salón.

Además se destacan otros cazas contemporáneos como el Gloster Meteor, siendo el primer caza a reacción de la RAF, el más moderno e ícono de los cazas en los años 60 y 70 el McDonnell Douglas Phantom FGR.2 con todos sus misiles aire-aire y, de data más reciente, el Panavia Tornado GR.1.

El primer caza a reacción Británico, el Gloster Meteor (Foto: Erwin Fuguet)
El primer caza a reacción Británico, el Gloster Meteor (Foto: Erwin Fuguet)
McDonnell Douglas FGR.2 Phantom. (Foto: Erwin Fuguet)
McDonnell Douglas FGR.2 Phantom. (Foto: Erwin Fuguet)

4._ La RAF en el extranjero: presenta todos aquellos aeroplanos que sirvieron y combatieron alrededor del Mundo. Siempre, antes de partir del territorio británico, los aviones eran reacondicionados para que funcionaran apropiadamente en diferentes condiciones de clima y temperatura.

Parte de la colección en esta sección está compuesta por el Republic Thunderbolt, emblemático caza bombardero americano de la Segunda Guerra Mundial. La RAF voló 500 de estos aparatos y sirvieron en el Sur Este Asiático. Durante la guerra en el Pacífico, el color rojo de la cucarda británica fue retirado por temor a que fueran confundidos con cazas japoneses.

Un caza más moderno que representa a la RAF en el extranjero es el Hawker Hunter, avión a reacción muy apreciado por sus pilotos debido a su maniobrabilidad y capacidades. Estuvo en conflictos del Medio Oriente y unos cuantos estuvieron basados en Alemania durante los años de la Guerra Fría.

Entre otros también se encuentran el Bristol Fighter, el Curtiss P40 Kittyhawk, el DH.9A y el Hawker Hart utilizado en el período entreguerras en Irak. La India y otras colonias británicas del Medio Oriente.

5._ Jets: representa la segunda etapa importante de la historia del vuelo, Allí se encuentran aviones que marcaron un hito utilizando los motores a propulsión de turbinas, que rompieron en su momento marcas de velocidad, altura y distancia, tanto para el uso civil como militar. La propulsión a chorro ha hecho el planeta más pequeño.

El Bombardero English Electric Canberra es un ejemplo de lo antes mencionado, el modelo de la exhibición rompió el record de velocidad en Nueva Zelanda en 1953.

Otro avión del mismo fabricante es el Lightning, caza supersónico que superó la barrera del sonido en su primer vuelo en 1.957, y en 1.958 fue además el primer caza de la RAF en volar Mach 2; alcanzaba una altitud de 40.000 pies en 2 min. 30 seg. Durante la Guerra Fría, estos cazas patrullaban el espacio aéreo británico las 24 horas del día para interceptar aviones soviéticos.

Primer caza supersónico británico Lightning F.6 (Foto: Erwin Fuguet)
Primer caza supersónico británico Lightning F.6 (Foto: Erwin Fuguet)

Los aviones de Havilland Vampire y Hunting Jet Provost, están también en esta sección del Museo.

Caza de Havilland Vampire F.3 (Foto: Erwin Fuguet)
Caza de Havilland Vampire F.3 (Foto: Erwin Fuguet)
Salón Batalla de Inglaterra

Esta exhibición cuenta la historia de la primera batalla aérea decisiva del Mundo, cuando la RAF se mantuvo peleando en solitario contra la poderosa Luftwaffe Alemana.

Junto a los aviones en exposición que combatieron por la supremacía aérea sobre el Canal de la Mancha, se recrean exhibiciones interactivas que presentan una visión retrospectiva de las personas que vivieron los duros años de la batalla aérea, tanto civiles como militares.

Después de iniciada la guerra en 1.939, una gran cantidad de tropas aliadas en Francia se prepararon para el ataque violento de las tropas alemanas.

Cuando el ejército alemán llego a Francia en mayo de 1.940, las tácticas alemanas sorprendieron  y doblegaron las fuerzas de tierra y aire de los aliados, quienes se retiraron hasta Dunkerke.

Ello dejó a Gran Bretaña luchando en solitario y aislada del resto de Europa, teniendo al enemigo solo a 20 millas cruzando el canal inglés. Con cuatro veces más aviones que el Comando de Caza de la RAF, Alemania estaba lista para invadir y conquistar Inglaterra.

En este salón hay un amplio despliegue de los cazas y bombarderos alemanes de la Luftwaffe que participaron sobre el territorio británico.

Entre otros se encuentra el caza Messerschmitt Bf 109E, avión este que al compararlo con el caza británico Hurricane, lo superaba ampliamente en muchas facetas, sin embargo, el Spitfire de la RAF era muy similar a este avión alemán.

El archirival del Supermarine Spitfire, el Messerschmitt Bf-109E. (Foto: Erwin Fuguet)
El archirival del Supermarine Spitfire, el Messerschmitt Bf-109E. (Foto: Erwin Fuguet)

Igualmente está el no menos famoso caza alemán bimotor Messerschmitt Bf 110G-2, con capacidad de ataque nocturno al poseer un rudimentario radar, así como el polivalente bombardero Junkers Ju 88R-1.

Caza bimotor alemán Messerschmitt Bf.110 en versión de caza nocturna. (Foto: Erwin Fuguet)
Caza bimotor alemán Messerschmitt Bf.110 en versión de caza nocturna. (Foto: Erwin Fuguet)

El Heinkel He.111H-20, inició sus primeras misiones de ataque a las estaciones de radar británicas, aeropuertos y puertos en la fase inicial de la batalla de Inglaterra, ganándose el respeto de los británicos por su notable capacidad de adaptación.

También está uno de los aviones más temidos del conflicto mundial, el Junkers Ju87G-2 Stuka, su aerodinámica y el tren de aterrizaje fijo le daban una apariencia diabólica y el peculiar ruido sibilante como un grito llamado Las Trompetas de Jericó  cuando volaba en picada, contribuyó a sembrar el terror entre las poblaciones civiles y soldados, no solo por lo anterior, sino también por sus ataques precisos a tierra.

El Stuka hundió más buques que cualquier otro avión durante la guerra. Pero en agosto de 1940 estos aviones sufrieron fuertes pérdidas cuando atacaron las costas de Inglaterra al operar sin escolta de cazas.

El famoso Junkers Ju-87 Stuka, cuyos devastadores bombardeos en picado aterrorizaron a Europa.
El famoso Junkers Ju-87 Stuka, cuyos devastadores bombardeos en picado aterrorizaron a Europa.

Otros aviones del eje que están en exhibición son el caza italiano Fiat CR.42 Falco y el español CASA E3B.

Por su parte, la RAF presenta en escena los igualmente famosos cazas Hawker Hurricane 1, Supermarine Spitfire; el avión de reconocimiento y transporte de espías Westland Lysander III, el Supermarine Seagull V de reconocimiento anfibio y el anfibio gigantesco de patrulla marítima Short Sunderland MR5.

Para finalizar

En general, el Museo de la RAF no solo posee en exhibición aviones, también pueden ser apreciados documentos originales invalorables, condecoraciones, uniformes y otros artículos que ilustran el pasado y la historia de aquellos héroes anónimos que estaban detrás de las máquinas.

En una vitrina ubicada en el Salón de la Batalla de Inglaterra se puede observar el uniforme original que vistió el Mariscal del Aire,Hermann Wilhelm Göering, justo en el momento de su muerte durante el juicio de Nuremberg; también se pueden apreciar las condecoraciones, muchas de ellas concedidas por él mismo a su persona.

Uniforme y condecoraciones originales del Mariscal alemán Hermann Goering, tal cual como lo utilizaba cuando se suicidó durante el juicio de Nuremberg.
Uniforme y condecoraciones originales del Mariscal alemán Hermann Goering, tal cual como lo utilizaba cuando se suicidó durante el juicio de Nuremberg.

La combinación de artículos personales, documentos, fotografías, documentales, con exhibiciones interactivas, aviones y sitios históricos cuentan casi al detalle la historia e hitos recientes del excitante mundo de la aviación y en particular de la RAF.

RAF009
(Hacer click para agrandar)
Datos de interés
  • Dirección: Grahame Park Way, Colindale, NW9 5LL, Londres.
  • Horarios: Abre sus puertas desde las 10:00 AM hasta las 6:00 PM todos los días. Se deben verificar los horarios los días de Navidad y Año Nuevo.
  • Accesos: La manera más rápida de llegar al museo, es por medio del metro de Londres, tomando la línea llamada Northern, identificada en color negro, se debe tomar el tren que se dirige a la estación terminal Edgware, tres estaciones anteriores a esta se encuentra Colindale, allí se debe bajar y continuar caminando durante 15 min hasta el museo.
  • Tarifas: El acceso al museo es gratuito.
  • Más información: www.rafmuseum.org.uk

Por: Erwin Fuguet

Escrito por Erwin Fuguet Gedde

Erwin Fuguet Gedde

Ingeniero Civil con postgrado en Estructuras Sismo Resistentes y Patología Estructural y Doctorado en Gerencia de Proyectos. Miembro de FAV-Club

Erwin Fuguet Gedde

Ingeniero Civil con postgrado en Estructuras Sismo Resistentes y Patología Estructural y Doctorado en Gerencia de Proyectos. Miembro de FAV-Club

Un comentario sobre “Museo de la Royal Air Force

  • el 24 octubre, 2017 a las 4:03 pm
    Permalink

    Buenas Tardes. Erwin Fuget, Excelente articulo, te felicito muy buena tu narrativa, de lo vivido en el Museo de RAF, muy buenas tus fotos. que interesante Museo digno de ser visitado Una vez mas Felicitaciones !!!!!!!!!!

    Cap Luis Garcia Vicentelli

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *