La Operación Gaban

Siendo parte del Escuadrón T-1 del Grupo de Transporte Nro. 6 [1] de la Fuerza Aérea Venezolana, el 10 Junio de 1983, el coronel Joaquin Constanzo se encontraba de tripulación de alerta cuando en horas de la madrugada su buscapersonas (beeper) le indicaba que debía presentarse de inmediato al comando del Grupo ubicado en la Base Aérea “El Libertador” (BAEL).

En esa época, se disponía de una hora de reacción para estar en el aire, por lo que se alistó rápidamente y acudió al llamado. Llego al Grupo 6 y le fue instruido dirigirse a la Comandancia General de la Aviación en Caracas y presentarse ante el Jefe de Operaciones del Comando de Operaciones Aéreas.

Al llegar a la Comandancia, el Jefe de Operaciones le ordena que lo acompañe a la Comandancia General de la Armada venezolana en San Bernardino, Caracas. En el Comando de la Armada, se les informa de la existencia de un buque a la deriva que fue avistado y abordado por la tripulación de la M/N Maracaibo [2], buque de la Compañía Anónima Venezolana de Navegación (CAVN).

El buque a la deriva era el Cloud, una nave de 1.234 toneladas brutas y 77,27 metros de eslora, propiedad de la naviera Aban Shipping, de bandera chipriota, llevando en sus bodegas una carga de 40 toneladas de 5 mil cajas de municiones para obuses de origen soviético, el cual mostraba indicios de incendio en su ciudadela.

El "Cloud", cuando portaba el nombre originela de "Gracia"
El “Cloud”, cuando portaba el nombre original de “Gracia”

El Cloud había sido abandonado por sus tripulantes, el 7 de abril de 1983 a 180 millas al sur de Gran Canaria al provocarse un incendio a bordo y ante el temor de que el fuego llegase a la zona de la bodega donde se encontraban los explosivos.

Los doce tripulantes fueron rescatados por un mercante y llevados a Dakar, capital de Senegal. El Cloud fue posteriormente dado por hundido[3], sin embargo el incendio se había extinguido y el buque estuvo a la deriva con su peligrosa carga por dos meses en el Atlántico, cuando fue encontrado por el buque de la CAVN.

El comandante y la tripulación de la M/N Maracaibo, después de abordarlo, deciden remolcarlo, informar a la Armada venezolana de lo acontecido, a su vez solicitar apoyo de seguridad. Se le pregunta a la Fuerza Aérea Venezolana si está en capacidad de lanzar Comandos de operaciones especiales de la Armada [4] en el área donde se localizaban los navíos.

<
M/N Maracaibo, buque de la Compañía Anónima Venezolana de Navegación (CAVN)

Con las coordenadas de ubicación, rumbo y velocidad de los barcos, se hacen los cálculos respectivos, concluyendo que se encontraban a 1700 millas náuticas de Venezuela en el medio del Atlántico, siendo la única necesidad reabastecer combustible en territorio africano por la autonomía del Lockheed Martin C-130H Hercules del Grupo 6. El comandante de los Comandos de la Armada manifiesta que su personal no tiene ningún problema en operar en aguas del Atlántico.

Se inicia la planificación de la operación con la indicación de que debían estar lanzando los Comandos a las 06:00 Hora local de donde se encontrarían los navíos. Al momento de concluir la planificación, se recibe una nueva posición de los buques, lo que los ubica a 1500 MN, siendo esta distancia manejable para el radio de acción del C-130H.

En la noche de ese mismo día, y ya de regreso a BAEL, se efectúa el briefing con el personal involucrado en la misión y se recibe la última información de la posición de los navíos. Se despegaría a las 03:00 hora en navegación táctica nocturna. Por lo largo de la misión y la hora de la misión, se conformó doble tripulación más los comandos de la Armada que estaba conformado por diez miembros.

Se inicia la misión, se despega a la hora programada con la ruta: BAEL-Guigue-Objetivo y de regreso igual. Como no se podía enterar ninguna autoridad aeronáutica, (por el carácter de secreto de la misión) se tenía que volar varios espacios sin permiso, por lo que sobre el terreno la altura promedio era de 500 pies para no ser vistos por los radares del aeropuerto de Maiquetía.

Ya en la costa oriental, pasado Carúpano, lado sur de la cordillera se inicia el ascenso a 10 mil pies de altura. A 100 MN del objetivo, estimado por el rumbo y velocidad desde la última posición de los navíos, se inicia el descenso. El apoyo principal de la navegación era el sistema inercial instalado a finales de la década de los 70s. Para la época ya estaban desactivadas en su mayoría las estaciones flotantes de LORAN B [5], que era un sistema muy fiable de navegación para cuando se cruzaba el Atlántico.

A 60 MN del objetivo, se observa en la pantalla del radar una traza de dos barcos a unos 45 grados a la derecha del curso, se le indica al piloto la corrección.

Ya a la 06:00 hora y a 6 mil pies de altura, rompiendo en la base de las nubes, se hace contacto visual con el objetivo, el buque M/N Maracaibo remolcando, con un grueso cabo de color verde, al Cloud.

En ese momento se reciben instrucciones del Comando de Operaciones, que el buque remolcador debería parar sus máquinas y lanzar una lancha de rescate para los Comandos. Repentinamente se interrumpen las comunicaciones. Sobrevolando el objetivo ya por 30 minutos, sin ningún resultado, se divisa otro navío que se aproxima al objetivo. Se vuelven a re-establecer las comunicaciones y se giran nuevas instrucciones.

El navío que se aproximaba era la M/N Cerro Bolívar [6], también de la CAVN, que era la nave que debería parar las máquinas y lanzar la lancha de rescate de los Comandos y una vez recuperados estos, serían llevados a la M/N Maracaibo.

Ya habían pasado más de 45 minutos sobrevolando el objetivo, por lo que era imperioso lanzar los Comandos para no comprometer la navegación de regreso, ya que se contaba con el combustible suficiente para lograrlo. El C-130H ascendió a 10 mil pies de altura, y se configura la aeronave para el lanzamiento de los Comandos. Se realizan cinco pasajes de lanzamiento, saltaban de dos en dos en medio del inmenso océano.

c-130h_paracaidistas
C-130H Hercules de la FAV

Cumplido con el lanzamiento, se realiza la navegación de regreso, la cual se efectuó sin novedad. Los navíos arribaron tres días después al Apostadero Naval de Turiamo escoltados por la fragata misilistica ARV Almirante García (F-26) [7].Se descargaron las municiones pesadas del Cloud y colocadas bajo medidas de seguridad en las santabárbaras del apostadero.

Para los aviadores militares participantes, fue todo un reto y satisfacción profesional, el poder ejecutar este tipo de misión de forma conjunta con un mínimo tiempo de planificación y sin ninguna novedad resaltante.

Este hecho represento el primer empleo táctico de un C-130H de la Fuerza Aérea Venezolana, el cual consistió en operar el avión a baja altura para encubrirse con la topografía del terreno y hacer la entrega aérea de manera exitosa. “La fortuna ayuda a los audaces, todo tiempo todo lugar”.

Sobre la carga del Cloud, esta tenía como destino Perú (aunque otras fuentes dicen Nigeria). Luego de algún tiempo, el cargamento fue devuelto a sus dueños, más no la embarcación, que fue vendida a la Naviera Transpapel C.A. quien la reparo en 1984 y la bautizó Rosamila. El 21 de febrero de 1985 se incendia y esta vez sí se hunde cinco días después.

Por: Freddy L. Pedrique, enero de 2016

Agradecimiento especial y sincero al coronel Joaquín Constanza por el relato de la misión. Igualmente a Fabián Capecchi y Ramón Rivero Blanco por los datos suministrados.

Notas

[1] El Grupo de Transporte Nro. 6 estaba conformado en 1983 por el Escuadrón T-1 equipado con aviones Lockheed C-130H Hercules y el Escuadrón T-2 con Fairchild C-123B Provider.

[2] Era un buque carguero / frigorífico, botado para Rubystone Shipping Corp. (Italpacific), Monrovia. Bautizado Rubystone en 1969. En 1972 es adquirido por la C. A. Venezolana de Navegación rebautizado M/N Maracaibo.

[3] Se realizó una búsqueda por aire por seis horas desde Las Palmas (Gran Canaria) siendo infructuosa. Igualmente un pesquero que navegaba por la zona en que se suponía estaba el barco siniestrado, informó que el radar no había dado señales de ningún tipo.

[4] En 1983 la Armada venezolana disponía de la Compañía de Incursores de la Escuadra y la Unidad de Reconocimiento de la Infantería de Marina. En 1985 se fusionaron ambas unidades, creándose la Unidad de Operaciones Especiales (UOPE).

[5] LORAN (LOng RAnge Navigation), es un sistema de radionavegación hiperbólica de largo alcance y gran precisión, para la ayuda a la navegación en el océano Atlántico.

[6] Construido por Sumitomo Heavy Industries Ltd. En Uraga, Japón, fue entregado a la C. A. Venezolana de Navegación en 1978 como buque carguero de mineral de hierro.

[7] Sexta y última fragata tipo Lupo de la clase Mariscal Sucre en servicio desde el 30 de julio de 1982.

Fuentes consultadas en línea

  • Aparece frente a Venezuela un mercante al pairo, abandonado en Canarias http://elpais.com/diario/1983/06/17/espana/424648834_850215.html
  • Rosamila http://www.histarmar.org/MarinaMercanteExtr/MarinaMercanteVenezuela/Mercantes/Rosamilhtm

FAV-Club quiere agradecer a Freddy Pedrique coadministrador del grupo de Facebook, Fuerza Aérea Venezolana FAV-Group por compartir con nosotros este artículo.

Escrito por Freddy L. Pedrique

Freddy L. Pedrique

Investigador de la historia de la Aviación Militar Venezolana y Aeromodelista

Freddy L. Pedrique

Investigador de la historia de la Aviación Militar Venezolana y Aeromodelista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *