Evolución Histórica de los Vehículos Blindados en Venezuela

Tanques, transportes de personal, medios blindados de artillería autopropulsada de campaña y antiaérea, versiones especializadas y de apoyo de los cuatro componentes de la Fuerza Armada Venezolana a lo largo de su historia.

Los Inicios

Durante la Primera Guerra Mundial fue el debut de un arma que cambió el rumbo del conflicto, el tanque, un vehículo blindado ideado inicialmente para romper con la “guerra de trincheras” que dominaba el frente europeo occidental. Al concluir la guerra, muchas naciones procuraron disponer del nuevo vehículo para sus ejércitos, iniciando una nueva era en los futuros campos de batallas que vendrían.

En el año de 1919 el gobierno venezolano al mando del general Juan Vicente Gómez manifiesta su interés en adquirir armamento a Francia, una de las potencias vencedoras de la guerra. Según informe del agregado militar francés en Venezuela, se habría mostrado interés en cañones Schneider y tanques Renault FT-17. En 1921 Gómez comisionó al entonces coronel Eleazar López Contreras a realizar compras a Francia, sin embargo un año después el resultado fue la adquisición de cañones de campaña, de acompañamiento de infantería y morteros, sin concretarse ninguna compra de tanques.

El interés venezolano en disponer de tanques seguiría en pie y a finales de la década de 1920, Italia ofrece su tanque Fiat 3000, una versión basada en el francés Renault FT-17. Un ejemplar realizó una demostración en el país donde el mismísimo Juan Vicente Gómez estuvo presente. Hasta la fecha se desconoce detalles de aquella demostración y la suerte de este ejemplar de prueba.

El general Juan Vicente Gómez inspeccionando un tanque Fiat 3000 (Foto: archivo FAV-Club)
El general Juan Vicente Gómez inspeccionando un tanque Fiat 3000 (Foto: archivo FAV-Club)

Un conflicto regional impulsaría finalmente a Venezuela a tener de sus propios vehículos blindados y fue la guerra colombo-peruana de 1932-1933. El gobierno nacional emprendió un reequipamiento de las Fuerzas Armadas y el 23 de diciembre de 1934 se realizó en el Campo de Aviación de Maracay un gran desfile y parada militar en la que participaron las unidades más selectas y materiales del Ejército, tropas de Marina y la Aviación Militar, como acto de advertencia a Colombia que tras el triunfo sobre Perú, había provocado algunos incidentes diplomáticos y fronterizos.

En el desfile hicieron su aparición cinco vehículos blindados llamados Tortuga por su peculiar diseño, construidos en el astillero de Puerto Cabello y armados con una ametralladora inglesa Vickers Mk.3 de 7 mm. Se llegó a reportar la fabricación de hasta doces ejemplares del Tortuga.

El general Juan Vicente Gómez inspeccionando un tanque Fiat 3000 (Foto: archivo FAV-Club)
Cinco blindados Tortuga, desfilando en el campo de aviación de Maracay, 23 de diciembre de 1934 (Foto: archivo Ramón Rivero Blanco)

El Tortuga, era en realidad una coraza blindada montada sobre un chasis de camión (6×4) Ford modelo 1934. Las ruedas (neumáticos) traseras estaban entrelazadas por una oruga lo que de hecho le daba la clasificación de vehículo blindado semioruga de reconocimiento. Junto a los Tortuga también desfilaron camiones 4×4 Ford con barandas blindadas e igualmente construidos en Puerto Cabello y armados con ametralladoras pesadas antiaéreas Hotchkiss de 13,2 mm. Todos estos vehículos estaban encuadrados en el Regimiento de Artillería Ayacucho No.1.

Otro vehículo blindado que llamó la atención en el desfile en el Campo de Aviación de Maracay, fue una tanqueta Carden Loyd Mk.VI de fabricación británica armada con la misma ametralladora Vickers Mk.3 de 7 mm en dotación de los Tortuga. Ante el reequipamiento emprendido por Ejército venezolano, el Reino Unido ofreció estos blindados entre 1933-34 y este aparente único ejemplar de prueba pudo haber llegado con las ametralladoras Vickers en 1933, siendo todavía desconocido hasta los momentos la suerte final de este vehículo en el país.

Tanqueta Carden Loyd Mk.VI de fabricación británica en el campo de aviación de Maracay, 23 de diciembre de 1934 (Foto: Diario La Esfera, vía Ramón Rivero Blanco/Carlos Hernández)
Tanqueta Carden Loyd Mk.VI de fabricación británica en el campo de aviación de Maracay, 23 de diciembre de 1934 (Foto: Diario La Esfera, vía Ramón Rivero Blanco/Carlos Hernández)
La tanqueta Carden Loyd Mk.VI junto a cinco Tortugas, en la parada militar del campo de aviación de Maracay (Foto: archivo Ramón Rivero Blanco)
La tanqueta Carden Loyd Mk.VI junto a cinco Tortugas, en la parada militar del campo de aviación de Maracay (Foto: archivo Ramón Rivero Blanco)

La tanqueta Carden Loyd Mk.VI tuvo mucha influencia en otros países que desarrollaron sus propias versiones, naciendo así en Italia el Ansaldo Carro Veloce CV-33 del cual Venezuela en 1938 llegó adquirir dos unidades, además de obuses, vehículos de artillería y cañones antiaéreos, como parte de un proceso de cooperación militar con esa nación europea que abarcaba también a la Armada y Aviación Militar.

Producto de esa cooperación militar, en 1939 se encontraban en pleno adiestramiento en Italia, oficiales venezolanos en el 3er. Regimiento de Carros Armados de Bologna equipado con CV-33. Sin embargo el estallido de la Segunda Guerra Mundial dio al traste todos los planes de reequipamiento militar con Italia y siendo imposible completar las entregas de más material pendiente, incluyendo más tanquetas CV-33.

Oficiales del Ejército venezolano junto con sus instructores italianos en el 3er. Regimiento de Carros Armados de Bologna, Italia, durante el entrenamiento en tanquetas CV-33 año 1939 (Foto: vía Francisco Nieves Croes)
Oficiales del Ejército venezolano junto con sus instructores italianos en el 3er. Regimiento de Carros Armados de Bologna, Italia, durante el entrenamiento en tanquetas CV-33 año 1939 (Foto: vía Francisco Nieves Croes)

En Venezuela, el puñado de Tortugas y los dos CV-33 sobrevivieron los años de la guerra, siendo dados de baja los primeros entre 1945 y 1946, mientras que los segundos se vieron por última vez en el Cuartel Páez de la ciudad de Maracay en 1947.

El primer batallón blindado

Solo fue hasta febrero de 1945, cuando se creó el Arma de Blindados como tal dentro del Ejército venezolano, con la activación del Batallón Motoblindado “General en Jefe José Francisco Bermúdez” No.1, el cual recibió 18 tanques ligeros M3A1 Stuart, 12 vehículos 4×4 de reconocimiento White M3A1 Scout Car, nueve semiorugas M3A1, dos tanques recuperadores M32, 20 motocicletas Harley-Davison WLA, 30 Jeep 4×4, seis camiones Chevrolet de ¾ ton y dos ambulancias.

El Batallón Motoblindado fue basado en la ciudad de Maracay y organizado en una Compañía de Mando y Servicios, una Compañía de Reconocimiento y una Compañía de Carros de Combate. Sus medios blindados, sobre todo los tanques Stuart jugaron un papel destacado en los sucesos del derrocamiento del presidente general Isaías Medina Angarita ocurrido el 18 de octubre de 1945.

Un tanque M3A1 Stuart en Caracas, durante el derrocamiento del general Isaias Medina Angarita, 18 de octubre de 1945 (Foto: archivo Bolívar Films)
Un tanque M3A1 Stuart en Caracas, durante el derrocamiento del general Isaias Medina Angarita, 18 de octubre de 1945 (Foto: archivo Bolívar Films)

En 1947, se recibió un lote adicional de ocho semiorugas M3 y por esa época varias fuentes indicaron que el Ministerio de la Defensa incautó un número sin especificar de estos vehículos que había sido traído al país por un central azucarero para usarlos como transportes de caña durante las zafras. También se recibieron otros 15 White M3A1 Scout Car y más de 200 vehículos militares como Jeep, camiones de 2 ½ ton., ambulancias de ¾ ton, vehículos puesto de comando de ¾ ton. entre otros.

A finales de la década, aproximadamente doce semiorugas M3 fueron transformadas por el Servicio de Armamento de las Fuerzas Armadas (SARFA) en vehículos de defensa antiaérea con la instalación de un cañón Schneider de 37 mm. Igualmente unos 18 M3A1 Scout Car fueron dotados con un montaje de ametralladoras bitubo antiaéreas Hotchkiss de 13,2 mm. Para 1948 conformaban la dotación de tres baterías antiaéreas del Grupo Mixto de Artillería de La Guaira y que posteriormente en 1951 pasaron a formar parte del nuevo Grupo de Artillería Antiaérea General en Jefe José Félix Rivas No.1 donde los semiorugas también sirvieron como tractores de las nuevas piezas remolcadas Bofors M1 de 40 mm y de reflectores de luz para operaciones nocturnas.

Uno de los semi oruga M3A1 modificado por el SARFA con un cañón Schneider de 37 mm, 5 de julio de 1955 (Foto: Antonio Berrizbeitia)
Uno de los semi oruga M3A1 modificado por el SARFA con un cañón Schneider de 37 mm, 5 de julio de 1955 (Foto: Antonio Berrizbeitia)

Consolidación del arma blindada

Entre 1952 y 1954 llegaron al país 40 cazatanques Buick M18A1 Hellcat y más de 20 vehículos blindados 6×6 Ford M8 Greyhound que fueron a reemplazar a casi todo el material anterior. Los tanques ligeros Stuart pasaron a un segundo plano, quedando apenas unos pocos en servicio.

El 29 de abril 1953, en los terrenos de Fuerte Tiuna de Caracas, fue presentado a las autoridades militares venezolanas el nuevo tanque ligero francés AMX-13M51 (modelo 51) y después de las respectivas evaluaciones, el 10 de febrero de 1954 fue firmado el contrato de compra por 40 tanques, los cuales fueron entregados en 1955 para formar al nuevo Batallón Blindado Bravos de Apure No.22 basado en San Juan de los Morros.

Primera demostración del tanque ligero francés AMX-13M51 en Venezuela, Fuerte Tiuna 29 de abril 1953 (Foto: vía Darío Silva)
Primera demostración del tanque ligero francés AMX-13M51 en Venezuela, Fuerte Tiuna 29 de abril 1953 (Foto: vía Darío Silva)

En 1954 se creó el Destacamento Blindado de la Policía Militar No.2 con los blindados 6×6 M8 Greyhound y cuatro caza-tanques M18A1, para la protección del Palacio presidencial de Miraflores en Caracas.

En la década de 1950, el SARFA experimentó con varios semiorugas M3A1 instalándoles una torre dotada de un cañón M6 de 37 mm, procedente de los blindados Greyhound, convirtiéndolos en vehículos de apoyo de combate. Por otro lado en 1956 se vio un blindado 4×4 dotado con un cañón antiaéreo de 75 mm; así como un proyecto de un blindado 4×4 con un cañón antiaéreo de 40 mm, ambos también productos del SARFA.

M8 Greyhound del Destacamento Blindado de la Policía Militar No.2, Caracas 1954 (Foto: MD)
M8 Greyhound del Destacamento Blindado de la Policía Militar No.2, Caracas 1954 (Foto: MD)

Durante el derrocamiento de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez, el 23 de enero de 1958, se llegó desplegar en las inmediaciones del Palacio de Miraflores, 28 tanques M18A1 y AMX-13M51.

Década de 1960: Insurgencia guerrillera

Comenzando esta década, el poderío blindado venezolano se concentraba en los batallones blindados Bermúdez y Bravos de Apure, el primero con M18A1 Hellcat y el segundo con AMX-13M51. Algunos M8 Greyhound estuvieron asignados en el Bermúdez como vehículos de reconocimiento, pero la mayoría cumplían funciones de seguridad en el Destacamento Blindado de la Policía Militar No.2. También existía un escuadrón de caballería independiente de reconocimiento equipado con los M3A1 Scout Car. La gran mayoría de los semiorugas M3A1 habían sido dados de baja y muchos de ellos acabaron olvidados entre la maleza y arrinconados en las antiguas instalaciones del SARFA y en otras instalaciones militares.

Caza tanques M18A1 Hellcat durante maniobras en El Pao, estado Cojedes, año 1958 (Foto: Jorge Alvarez)
Caza tanques M18A1 Hellcat durante maniobras en El Pao, estado Cojedes, año 1958 (Foto: Jorge Alvarez)

A principio de la década de 1960 arribaron quince transportes blindados de personal anfibios FMC M59 como parte de un paquete de ayuda militar de los Estados Unidos. El Ejército después de evaluarlos los rechazó, alegando que su prioridad en ese momento era la activación de unidades de Cazadores (hoy Caribes) para afrontar la insurgencia guerrillera que azotaba el país. La Infantería de Marina tampoco mostró interés. En realidad el M59 era un vehículo mecánicamente complejo con sus dos motores que proporcionaban una baja relación peso/potencia.

Finalmente varios M59 fueron asignados a los escuadrones de Protección y Defensa de Base (actual Policía Aérea) de la Fuerza Aérea Venezolana (FAV), sin embargo tiempo después por falta de mantenimiento y poco uso, quedaron fuera de servicio siendo almacenados en los depósitos del Ministerio de la Defensa. Luego el Ejército mostró interés en recuperarlos para mecanizar una compañía de infantería para operar en conjunto con los M18A1, pero los esfuerzos fueron infructuosos.

En 1961 la Infantería de Marina recibió doce M42 Duster dotados con montaje doble de cañones antiaéreos de 40 mm que conformaron una batería antiaérea. El Duster estaba basado en el chasis del tanque ligero M41 Walker Bulldog, el cual fue evaluado en 1963 por el Ejército venezolano y al ser comparado con los tanques en servicio M18A1 Hellcat y AMX-13M51, se recomendó su adquisición al ser muy superior a estos, proyectándose equipar al menos un batallón blindado, sin embargo la compra nunca llegó a materializarse.

Los primeros vehículos blindados de la Infantería de Marina, fueron doce M42 Duster entregados en 1961 (Foto: Armada venezolana)
Los primeros vehículos blindados de la Infantería de Marina, fueron doce M42 Duster entregados en 1961 (Foto: Armada venezolana)

En junio de 1962 una compañía de tanques AMX-13M51 del Batallón Bravos de Apure entró en acción durante la insurrección militar de “El Porteñazo”, combatiendo en las calles de Puerto Cabello a infantes de marina rebeldes y elementos guerrilleros que habían tomado la ciudad. Fueron celebres las imágenes de los tanques apoyando el avance de soldados leales al gobierno constitucional de Rómulo de Betancourt.

Década de 1970: Reequipamiento

En 1969, con el ascenso a la presidencia de Rafael Caldera en 1969, se inició el segundo gran plan de reequipamiento de las Fuerzas Armadas venezolanas, tras el experimentado durante el régimen del general Marcos Pérez Jiménez (1952-1958). El desgaste producido tras doce años de insurrecciones militares y lucha antiguerrillera, y el escaso mantenimiento, el material de las Fuerzas Armadas ameritaba una renovación urgente. Además, el cuadro geopolítico de la época lo hacía imperativo y la reactivación de las hipótesis de conflicto con Colombia por el Golfo de Venezuela y la reclamación territorial del Esequibo con Guyana.

En el mismo año de 1969, empezaron a llegar los primeros transportes de personal anfibios 4×4 Cadillac Cage V-100/150 Commando para dotar al Grupo de Caballería Hipomóvil (convertido en Motorizado con los V-100 y ahora Blindado) Ambrosio Plaza Nº.1. En ese momento llegaron entre 27 y 33 unidades que compartieron honores con últimos seis M3A1 Scout Car sobrevivientes armados con un mortero de 81 mm. Posteriormente llegaron más V-100 y V-150 versión portamortero para equipar a otras unidades, siendo el numero total adquirido no precisado, aunque para finales de la década de 1970 se reportaba 58 ejemplares activos.

Cadillac Cage V-100 Commando del Grupo de Caballería Motorizado Ambrosio Plaza en Campo Carabobo, 24 de junio de 1971 (Foto: Carlos Hernández)
Cadillac Cage V-100 Commando del Grupo de Caballería Motorizado Ambrosio Plaza en Campo Carabobo, 24 de junio de 1971 (Foto: Carlos Hernández)

En Alemania se realizaron gestiones para la compra de tanques Leopard 1, sin embargo tras la negativa final de la venta, el gobierno Venezolano acudió a Francia, donde se logró la compra de gran cantidad de blindados. Entre 1972 y 1975 arribaron 82 tanques AMX-30B, cuatro recuperadores AMX-30D, unos 50 blindados de la serie AMX-13 VTT, incluyendo versiones de combate de infantería VTT-VCI, puesto de mando VTT-PC, portamortero 81 mm VTT-PM, ambulancia VTT-TB y acompañamiento de piezas de artillería VTT-LT, estos últimos para complementar a 12 obuses autopropulsados AMX-13 Mle F.3 de 155 mm también adquiridos. Finalmente, igualmente de Francia, llegaron doce blindados 4×4 Panhard AML-530S equipados con una torre provista de dos cañones antiaéreos AME 621 de 20 mm.

Con todo el material francés, se decidió el 14 de noviembre de 1974 crear la Brigada Blindada del Ejército con sede en la ciudad de Valencia y organizada de la siguiente manera: Una compañía de comando (AMX-13 VTT-PC), una batería de defensa antiaérea con los Panhard AML-530S, el Batallón de Infantería Mecanizada (BIMEC) General de División José Antonio Anzoátegui (serie AMX-13 VTT-VCI), tres batallones blindados (BBLIN); el BBLIN Bravos de Apure y el BBLIN General de División Pedro León Torres, ambos con AMX-30B y AMX-30D y el BBLIN General en Jefe José Francisco Bermúdez (M18A1 Hellcat y recuperadores M74). Finalmente el Grupo de Artillería de Campaña Autopropulsado General de División Juan Jacinto Lara con los AMX-13 Mle F.3 y AMX-13 VTT-LT.

Tanques AMX-30B, finales de la década de 1970 (Foto: Arturo Soto)
Tanques AMX-30B, finales de la década de 1970 (Foto: Arturo Soto)

El Batallón Bravos de Apure quien tenía asignados previamente los AMX-13M51, los transfirió al Grupo de Caballería Blindado Ambrosio Plaza de San Juan de los Morros y esta unidad pasó la mayoría de sus V-100 Commando a dos Grupos de Caballería Motorizada en Apure. Por otro lado los M8 Greyhound seguían operando con la Policía Militar.

Cerrando el reequipamiento del Ejército, en 1972 tenemos que de Estados Unidos se adquirieron para dotar al Grupo de Artillería de Defensa Antiaérea General en Jefe José Félix Rivas más de veinte M42A1 Duster de los que la Infantería de Marina también se hizo de doce ejemplares que sustituyeron a otros tantos de una versión previa adquiridos en 1961.

Siguiendo con la Infantería de Marina, está en 1974 creó la Unidad de Tanques Anfibios de la Infantería de Marina cuando empieza a operar con once transportes blindados de personal anfibios de la serie LVT-7 adquiridos nuevos a los EE.UU, siendo la tercera infantería de marina en el mundo en operar estos vehículos. De los once ejemplares, nueve son de la versión de transporte de personal (LVTP-7) y los restantes versión puesto de comando (LVTC-7) y recuperador (LVTR-7) respectivamente.

Blindados LVTP-7 de la Infantería de Marina durante maniobras de asalto anfibio en la isla de La Orchila, año 1974 (Foto: Gonzalo “Chile” Veloz)
Blindados LVTP-7 de la Infantería de Marina durante maniobras de asalto anfibio en la isla de La Orchila, año 1974 (Foto: Gonzalo “Chile” Veloz)

En materia de vehículos blindados, la Guardia Nacional y la Fuerza Aérea también salieron beneficiados de este reequipamiento general. Los primeros recibieron una veintena de transportes de personal 4×4 UR-416 alemanes en 1973, con destino al Destacamento Móvil No.51 de Caracas para cumplir labores de orden público. La Fuerza Aérea se hizo con al menos diez blindados ligeros de reconocimiento israelíes Ramta RBY Mk.1 para los escuadrones de la Policía Aérea en misión de protección y vigilancia de las bases aéreas, reemplazando a los M59 que habían sido dados de baja a principio de 1970, luego utilizados por el Comando de la Defensa Aérea para remolque y de piezas antiaéreas TCM-20, así como versiones portadoras del radar Elta EL/M 2106 y antiaéreo con la instalación de un pieza TCM-20.

Para finales de la década de 1970, el Ejército venezolano disponía de alrededor de 350 vehículos blindados, la infantería de marina 23 y la Guardia Nacional 20.

Década de 1980: Más blindados

La situación geopolítica todavía era parecida a la década anterior, por lo que se decide continuar con el reequipamiento. En 1983 el Ejército recibe de Israel, dos baterías del sistema autopropulsado de lanza cohetes múltiples IMI LAR-160 de 160 mm sobre chasis del tanque ligero AMX-13. Un año después, en 1984 llegan de Alemania diez novísimos transportes de personal anfibios 6×6 Transportpanzer TPz-1. Los diez ejemplares fueron pensados originalmente para crear una unidad blindada en el Regimiento de Guardia de Honor (Guardia Presidencial) en sustitución de los M8 Greyhound, pero finalmente fueron asignados a una unidad de infantería, naciendo así el BIMEC Coronel Francisco Aramendi.

Transportpanzer TPz-1 (Foto: Vicente Talón)
Transportpanzer TPz-1 (Foto: Vicente Talón)

A principio de 1980, la Infantería de Marina transfirió sus M42A1 Duster al Ejército y luego en 1983, los Panhard AML-530S fueron almacenados, terminando su vida operativa prematuramente, siendo la Batería de Defensa Antiaérea No.9 de la Brigada Blindada desactivada. En 1983 la Guardia Nacional incorporó unos 25 blindados de factura italiana Fiat / Oto Melara 6614 para complementar a los UR-416.

En 1984, la Infantería de Marina recibe procedente del Brasil, 38 transportes de personal anfibios Engesa EE-11 Urutú en tres versiones: transporte de tropas (VTTR) en dos subvariantes, 20 EE-11 M3-S6 (Modelo 3 Versión 6), armado con una ametralladora M-2HB 12,7 mm instalada en una torreta monoplaza, 14 EE-11 M3-S7 armado con un cañón Oerlikon GAM-BO1 de 20 mm/L90 instalado en el mismo tipo de torreta del EE-11 M3-S6; tres vehículos puesto de mando (VCMD), EE-11 M3-S1; y tres vehículos tipo recuperador (VRCP), EE-11 M3-S2, dotado con una grúa y armado con una ametralladora M-2HB.

Dos EE-11 Urutú de la Infantería de Marina a bordo de un buque de transporte LST de la Armada, 24 de julio de 1988. Se aprecia las dos versiones, equipadas con una ametralladora 12,7 mm y cañón de 20 mm respectivamente (Foto: Vicente Talón)
Dos EE-11 Urutú de la Infantería de Marina a bordo de un buque de transporte LST de la Armada, 24 de julio de 1988. Se aprecia las dos versiones, equipadas con una ametralladora 12,7 mm y cañón de 20 mm respectivamente (Foto: Vicente Talón)

Los contactos con Engesa continuaron y en septiembre de 1986 representantes del Ejército venezolano acudieron a las instalaciones de dicha empresa brasileña en Sao Jose dos Campos SP, y presenciaron una demostración del nuevo vehículo blindado ligero de reconocimiento EE-T4 Ogum equipado con una ametralladora de 12,7 mm.

De los Estados Unidos, a mediados de 1987 empiezan a llegar los primeros lotes de blindados anfibios 4×4 Verne Corporation (hoy General Dynamics) Dragoon 300 adquiridos para equipar a las unidades de Caballería Motorizada, para totalizar 101 ejemplares en cinco versiones: 42 Dragoon 300 VBCC con un cañón belga Cockerill Mk.3M-A1 de 90 mm; 25 Dragoon 300 VBTP variante de transporte de personal armado con una ametralladora M60 de 7,62 mm y una tripulación de 12 efectivos. Finalmente 21 Dragoon 300 VBPM versión portamortero de 81 mm; 11 Dragoon 300 VBPC puesto de comando y dos Dragoon 300 VBR recuperadores.

Nuevas compras: El Plan Global de Adquisiciones

En agosto de 1987, la incursión de la corbeta colombiana ARC Caldas en aguas del Golfo de Venezuela desencadenó una grave crisis entre ambas naciones que estuvo a punto de llegar a un conflicto armado. La Brigada Blindada de Valencia y otras unidades mecanizadas fueron en su totalidad desplegadas en la zona fronteriza de la península de la Goajira para una posible incursión en territorio colombiano de haber estallado las hostilidades. Superada la crisis ambas naciones emprendieron un reequipamiento militar sin precedentes. Venezuela a finales de 1987 inicio el célebre Plan Global de Adquisiciones.

Dragoon 300 versión Vehículo Blindado Carro de Combate (VBCC) armado con un cañón de 90 mm del Grupo de Caballería Motorizado General de Brigada Juan Pablo Ayala, octubre 1991 (Foto: Carlos Hernández)
Dragoon 300 versión Vehículo Blindado Carro de Combate (VBCC) armado con un cañón de 90 mm del Grupo de Caballería Motorizado General de Brigada Juan Pablo Ayala, octubre 1991 (Foto: Carlos Hernández)

Después de la crisis del Caldas y del arribo de todos los Dragoon 300, los viejos pero fieles caza tanques M18A1 Hellcat pasaron a ser almacenados en estado de reserva. En 1988, el Ejercito cursó un pedido importante a la brasileña Engesa, para el suministro de materiales diversos, entre lo que destacaba un número significado de vehículos tácticos y blindados, tanto de orugas como de ruedas, incluyendo 100 4×4 EE-11 Urutú, algunos armados con un cañón de 90 mm.

En 1989 fue adjudicada a la empresa Metalúrgica Van Dam C.A. la polémica modernización de los tanques AMX-30B y recuperadores AMX-30D siguiendo el proyecto elaborado por la empresa norteamericana Teledyne Continental Motors. El mismo año el Grupo de Artillería de Defensa Antiaérea Rivas retira todos sus M42A1 Duster a favor del sistema antiaéreo misilistico RBS-70.

Para 1990, el Ministerio de la Defensa de Venezuela se vio obligado a rescindir el contrato de compra de blindados a Engesa, dado que esta empresa enfrentaba un estado virtual de quiebra, lo que afectaría además del Ejército a la Infantería de Marina, para la que estaban destinados algunos equipos de la orden anulada.

Ante esta eventualidad, el Ejército recurrió a otros fabricantes para dotar, al menos a dos batallones blindados o mecanizados. Según informaciones en esas fechas, Francia habría ofrecido en muy buenas condiciones de pago, un número indeterminado de tanques AMX-30 actualizados, que estaban destinados originalmente a un país del Medio Oriente, sin embargo el Ejército termino por comprar a la firma británica Alvis Ltd., 78 tanques ligeros Scorpion 90 con un cañón Cockerill Mk.3M-A1 de 90 mm, cuatro carros recuperadores FV-106 Samson, dos carros de comando FV-105 Sultan, dos carros sanitarios FV-104 Samaritan y un simulador. Los Samaritan nunca fueron entregados ya que se perdieron en un incendio en el buque que los transportaba y luego, a pesar que hubo la respectiva indemnización, no fueron repuestos. Los blindados ingleses se destinaron inicialmente en grupos de caballería.

Tanque ligero Scorpion 90, mayo de 1992 (Foto: Carlos Hernández)
Tanque ligero Scorpion 90, mayo de 1992 (Foto: Carlos Hernández)

Con Francia se logró la compra de 31 tanques ligeros Giat AMX-13.C90 con cañón de 90 mm, excedentes del Ejército Francés y modernizados antes de su entrega al país con motor Detroit Diedel 6V-53T, transmisión automática Borg Warner, nuevo sistema eléctrico, suspensión hidroneumática, sistema de control de tiro Sopelem 18-02 Soptac y radios de la firma Tadiran. Reemplazaron a los viejos AMX-13M51 con cañón de 75 mm adquiridos en 1954, pasando estos a ser almacenados.

Tanque ligero AMX-13C.90, asignado al entonces 611 Grupo de Caballería Mecanizada Ambrosio Plaza de San Juan de los Morros, octubre de 1991 (Foto: Carlos Hernández)
Tanque ligero AMX-13C.90, asignado al entonces 611 Grupo de Caballería Mecanizada Ambrosio Plaza de San Juan de los Morros, octubre de 1991 (Foto: Carlos Hernández)

En junio de 1991 la firma Yugoslav SPDR Arms presentó un prototipo bastante modernizado del caza tanques M18A1 Hellcat. Se ejecutaron profundas mejoras, entre las que destacaban un nuevo sistema de control de tiro, visión nocturna, sistema infrarrojo Luna-2, nuevo motor diésel Mercedez Benz de 10 cilindros, lanza fumígenos y torreta cerrada para mejor protección de los tripulantes. Finalmente el Ejército descartó esta opción y dio por finalizada oficialmente la operación de este caza tanques, después de 40 años de fiel servicio. En paralelo a la presentación del prototipo del Hellcat modernizado, también lo fue el primer AMX-30 repotenciado por Van Dam. Finalmente el Centro de Mantenimiento de Blindados (Cemanblin) emprendió la remotorización de los V-100/V-150 Commando.

M18A1 Hellcat prototipo modernizado por una firma yugoslava, presentado en junio de 1991 (Foto: Carlos Hernández)
M18A1 Hellcat prototipo modernizado por una firma yugoslava, presentado en junio de 1991 (Foto: Carlos Hernández)

Cemanblin en acción

Desde su comienzo, la modernización de los AMX-30 fue polémica, para empezar la irregular asignación del contrato a Van Dam, una empresa sin experiencia en el ramo, ocasionó que desde el primer momento existiesen divergencias entre esta empresa y el Ejército. En 1991 comisiones de diputados del Congreso Nacional y altos mandos del Ejército realizaron numerosas interpelaciones a los directivos de Van Dam. De nada sirvió a esta empresa la presentación del prototipo modernizado en 1991. El Ejército, aparte de las quejarse por el retardo de las entregas, señaló que los tanques presentaban una serie de fallas y si bien se admitió que estas no eran graves, exigió que fueran corregidas antes de aceptar los tanques.

Ante la imposibilidad de un acuerdo, el Ejército amparado por una decisión judicial, retiró los tanques de las instalaciones de Van Dam y los trasladó a las instalaciones de Cemanblin en Valencia, donde se corrigieron las fallas detectadas en los tanques terminados y se ejecutó la modernización total los otros tanques restantes. Para 1995 los primeros 71 tanques fueron entregados y los restantes 16 el año siguiente. En resumen la modernización contempló la sustitución del motor y la transmisión original por un Teledyne Continental AVDS-1790-2C-12-V de 750HP, y una Allison CD-850-6A automática, respectivamente. La velocidad aumentó a 65 Km./h y la autonomía de 536 Km. a 721 Km. Asimismo, se instalaron un sistema de estabilización de la torre, que permite disparar en movimiento, y un telémetro láser. El sistema de control de tiro instalado fue el Elbit Systems Lansadot Mk.I. Después de su modernización y entrega al Ejercito, la designación cambio de AMX-30B a AMX-30V (Venezuela).

En 1996 el Ejército venezolano reorganiza sus unidades y en abril de ese año es creada la 4ta División Blindada, conformada inicialmente por la 41 Brigada Blindada en Valencia, equipada con AMX-30V, AMX-13C.90, AMX-13 VTT y AMX-13 Mle F.3; la 43 Brigada de Caballería Motorizada en San Fernando de Apure, con los Dragoon 300 y V-100/V-150 Commando; y la 44 Brigada Blindada Ligera ubicada en San Juan de los Morros, con Scorpion 90 y blindados auxíliales de la misma familia Sultan y Samson.

En 1997 Cemanblin ideó el AMX-13 Aguijón, que consistió en una torre SAMM provisto de dos cañones de 20 mm, recuperado de un vehículo blindado 4×4 Panhard AML S530 instalado sobre el chasis de un AMX-13M51, al que se le retiró su torre basculante dotada de un cañón de 75 mm. En 1998 le siguió el AMX-13 Ráfaga, con el mismo chasis pero esta vez con una torre M4E1 con dos cañones Bofors de 40/L60 mm, recuperada de un M41A1 Duster. Esta nueva versión nació como consecuencia de reemplazar a los vehículos M35 Fénix basados en el camión Reo M35 con la misma torreta del Duster, también creado por Cemanblin. Entre seis y diez Ráfagas conformaron una batería antiaérea de acompañamiento en el 415 Grupo de Artillería de Campaña Autopropulsado General de División Juan Jacinto Lara, de la 41 Brigada Blindada, sin embargo estos vehículos tuvieron una corta vida operativa.

Un AMX-13 Ráfaga en las instalaciones de Cemanblin, Fuerte Paramacay (Foto: Cemanblin, vía David Prada)
Un AMX-13 Ráfaga en las instalaciones de Cemanblin, Fuerte Paramacay (Foto: Cemanblin, vía David Prada)

 Evaluaciones y ofrecimientos

Para finales de la década de 1990, el Ejército evaluaba expandir la familia Scorpion con la incorporación de la variante de transporte personal FV4333 Stormer. La compra no llegó a concretarse por la cancelación de gran parte de los proyectos militares de entonces por el nuevo gobierno de Hugo Chávez, quien orientó a la Fuerza Armada Nacional en labores sociales en sus primeros años de su presidencia.

Informe sobre el FV4333 Stormer de la familia Scorpion para el Ejército Venezolano (Foto: David Prada)
Informe sobre el FV4333 Stormer de la familia Scorpion para el Ejército Venezolano (Foto: David Prada)

Informe sobre el FV4333 Stormer de la familia Scorpion para el Ejército Venezolano (Foto: David Prada) Para el año 2003 se retoman algunos proyectos y se activan otros, estudiándose sustituir los V-100 Commando, considerándose el 8×8 Mowag Piraña, el 6×6 Steyr Pandur y el 4×4 Sabiex Iguana FV4. Los dos primeros fueron descartados, siendo el último el favorito. La empresa belga Sabiex ofreció el Iguana en Expo Ejercito 2004, bajo los términos de transferencia tecnológica para el ensamblaje del vehículo en Venezuela en un 70% y el resto de las partes serian importadas, pero al final no se llegó a ningún acuerdo a pesar de las extensas pruebas realizadas por el Iguana en varias zonas del país, prefiriéndose en su lugar desarrollar y fabricar el vehículo táctico ligero de diseño nacional 4×4 Tiuna.

En el año 2005 se realiza otra reorganización en las unidades del Ejército y nace la 9na. División de Caballería Motorizada e Hipomóvil y a pesar de las intenciones iniciales dar de baja a los V-100, en comenzó un proceso de recuperación de los mismos. Igualmente los Fiat 6614 de la Guardia Nacional recibieron mantenimiento mayor en su planta motriz y caja de cambios.

Llegan los rusos

En marzo de 2008 la Fuerza Aérea colombiana bombardeo, con la posterior incursión de helicópteros, personal policial y militar, un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano. El ataque produjo una importante crisis diplomática regional por la violación colombiana de la soberanía territorial ecuatoriana y por la presencia ilegal de las FARC en ese país.

El gobierno de Hugo Chávez catalogó de suma gravedad la violación de la soberanía ecuatoriana por parte de fuerzas militares de Colombia y puso en alerta sus fuerzas militares. A raíz de esta crisis, fue que en octubre de 2008 se contacta a Rosoboronexport, la agencia estatal rusa encargada de las exportaciones de armamento, para la compra de un gran paquete de vehículos blindados, piezas de artillería, lanzacohetes múltiples y sistemas de defensa antiaérea.

En 2009 se concretaron las negociaciones y se adquirieron 92 tanques T-72B1 además de recuperadores BREM-1 de los excedentes del Ejército ruso, refaccionados antes de su entrega. Igualmente se compraron 123 vehículos de combate de infantería BMP-3, que incluyeron la versión de puesto de comando BMP-3K y recuperador BREM-L Beglianka. La lista sigue con 114 blindados de la familia 8×8 BTR-80, en versiones de transporte de personal BTR-80A armado con un cañón de 30 mm, puesto de comando BTR-80K y el recuperador BREM-K.

Tanque T-72B1 venezolano disparando su cañón de 125 mm, durante maniobras en El Pao (Foto: David Prada)
Tanque T-72B1 venezolano disparando su cañón de 125 mm, durante maniobras en El Pao (Foto: David Prada)

Para las unidades de artillería se incorporaron 48 obuses autopropulsados 2S19 MSTA-S de 152 mm, acompañados de blindados MT-LBu como directores de tiro y observadores adelantados. En materia de lanzacohetes múltiples unos 28 BM-21-1 Grad de 122 mm (como reemplazo de los LAR-160) y 12 BM-30 Smerch de 300 mm. Por último, 16 morteros autopropulsados de 120 mm 2S23 Nona-SVK en chasis 8×8 BTR-80 con el apoyo de vehículos 1V152 de la misma familia en funciones de directores de tiro y observadores.

Las primeras entregas comenzaron en mayo de 2011 y progresivamente los equipos fueron asignados a sus unidades de destino. La llegada del material ruso no significó la desincorporación del parque blindado existente, de hecho, el Ejército ejecutó una reorganización general modificando sus brigadas, así como creando otras para desplegar todos sus vehículos blindados y artillería autopropulsada de forma eficiente según las necesidades operacionales y geográficas.

El BMP-3 es un vehículo fuertemente armado con dos cañones de 100 y 30 mm, una ametralladora coaxial de 7,62 mm y otras dos del mismo calibre en el frontal del chasis (Foto: Delso López)
El BMP-3 es un vehículo fuertemente armado con dos cañones de 100 y 30 mm, una ametralladora coaxial de 7,62 mm y otras dos del mismo calibre en el frontal del chasis (Foto: Delso López)

En líneas generales tenemos que la 41 Brigada Blindada de Valencia recibió los T-72B1, BMP-3 y como elementos de apoyo de fuego se le asignaron los 2S23 Nona-SVK, 2S19 MSTA-S y BM-21 Grad. En el estado Zulia se activó la 11 Brigada Blindada, nuevo hogar para los AMX-30V y la familia de blindados AMX-13. Por otro lado se crearon tres nuevas brigadas de infantería mecanizada, la 14 en Lara, la 25 en Táchira y la 31 en Caracas, todas con BMP-3 y BTR-80A. El grueso de los obuses 2S19 MSTA-S, lanzacohetes BM-21 Grad y BM-30 Smerch se asignaron en la nueva 43 Brigada de Artillería en Guárico, unidad que tomó el lugar de la desactivada 44 Brigada Blindada Ligera que cedió sus tanques ligeros Scorpion 90 y derivados a la 91 Brigada de Caballería Blindada en Apure. Finalmente los 4×4 V-100 y Dragoon 300 se asignaron a escuadrones de caballería motorizadas independientes en las brigadas como elementos de reconocimiento.

Norinco entra en escena

En 2012 la Guardia Nacional Bolivariana adquirió a la empresa estatal China North Industries Corp. (Norinco), 121 vehículos blindados 4×4 VN-4, de los cuales 111 corresponden a la versión de reconocimiento y transporte de personal y diez en versión de puesto de comando para ser empleado en labores de orden público y seguridad interna. Los primeros 30 ejemplares fueron entregados en diciembre de ese año y no tardaron mucho en ser empleados. Los VN-4 reforzaron significativamente el parque blindado de la Guardia Nacional que solo contaba con los Fiat 6614 ya que los UR-416 habían sido retirado hace tiempo. Posteriormente en 2015 se aumentó la flota con un nuevo lote de VN-4.

Norinco VN-4 de la GNB equipado para funciones de vigilancia y orden interno, noviembre de 2013 (Foto: Delso López)
Norinco VN-4 de la GNB equipado para funciones de vigilancia y orden interno, noviembre de 2013 (Foto: Delso López)

Norinco se anotarían otro éxito al firmar un contrato con el Gobierno venezolano por 500 millones de dólares en 2012 para el reequipamiento de la Infantería de Marina con tanques anfibios VN-16, blindados anfibios de combate de Infantería 8×8 VN-1 y VN-18, sistemas de lanzacohetes múltiples SR.5 de 122/220 mm, morteros autopropulsados de 81 mm CS/SM1 y de 120 mm SM4, entre otros equipos. Norinco se posicionaba como suplidor confiable de armamento a expensas de los rusos de Rosoboronexport que ofrecieron inicialmente para la infantería de marina los BMP-3F y BTR-80A.

Los primeros VN-1 de un lote de 34 unidades llegaron en diciembre de 2014, mientras que nueve VN-16 y 23 VN-18 se entregaron en septiembre de 2015, quedando aún pendiente la entrega de un segundo lote de VN-1 para un segundo batallón y de los sistemas de artillería para el 2016. Los blindados chinos rápidamente destacaron por su equipamiento, armamento y alta velocidad en el agua, en especial los VN-16/VN-18 cuya velocidad alcanzada en pruebas de aceptación fue de 17 nudos.

El tanque anfibio Norinco VN-16 esta armado con un cañón de 105 mm y puede alcanzar una velocidad de 17 nudos en el agua. Aquí un ejemplar durante una exhibición el 11 de diciembre de 2015 (Foto: Andrés Quintero)
El tanque anfibio Norinco VN-16 esta armado con un cañón de 105 mm y puede alcanzar una velocidad de 17 nudos en el agua. Aquí un ejemplar durante una exhibición el 11 de diciembre de 2015 (Foto: Andrés Quintero)

Como ocurrió en el Ejército con la llegada de los blindados rusos, las unidades de la Infantería de Marina fueron reorganizadas para recibir al nuevo equipamiento chino, así como también para seguir operando con los blindados EE-11 Urutú y LVTP-7 en las tres brigadas de asalto anfibio que se establecieron.

Repotenciaciones

Una vez asegurado el requipamiento de material ruso y chino para el Ejército e Infantería de Marina respectivamente, ambos emprendieron completos planes de modernización y repotenciación de sus vehículos blindados en inventario.

Los trabajos programados abarcan en forma general en todos los blindados de una revisión y/o modificación de la suspensión y sistema de frenos en el caso vehículos sobre ruedas, mejoras en el sistema eléctrico, overhaull del grupo motopropulsor, mantenimiento mayor al sistema antiretroceso en caso de los tanques, modernización del sistema contra incendio, latonería y pintura.

En febrero de 2013 la Infantería de Marina presentó un prototipo repotenciado de un EE-11 M3-S7 Urutú, destacando un sistema de control de tiro modernizado con una cámara térmica belga Pegasus Technologies. Los trabajos se realizaron con apoyo de la empresa venezolana Esrool C.A y con ayuda de personal técnico del batallón de vehículos anfibios. El proyecto fue aprobado y puesto en marcha, esperando hacer lo mismo después con los once LVT-7.

Cámara térmica de la firma belga Pegasus Technologies, instalada sobre el afuste del cañón de 20 mm del prototipo EE-11 Urutú modernizado, julio de 2013 (Foto: Delso López)
Cámara térmica de la firma belga Pegasus Technologies, instalada sobre el afuste del cañón de 20 mm del prototipo EE-11 Urutú modernizado, julio de 2013 (Foto: Delso López)

Por su lado en octubre de ese mismo año, el Ejército venezolano anunció oficialmente su plan de repotenciar y modernizar cerca de 300 vehículos blindados. Teniendo listos algunos prototipos, tanques AMX-30V, la familia de blindados AMX-13, tanques ligeros Scorpion 90, los 6×6 Tpz-1 y los 4×4 V-100 Commando y Dragoon 300, empezaron a ser enviados por lotes a las instalaciones de Cemanblin en el Fuerte Paramacay.

De los proyectos más destacables son del AMX-30VE, AMX-13C.90 y Dragoon 300 en su versión carro de combate, con el sistema de control de tiro modernizado con una cámara térmica entre otras mejoras importantes. Sin embargo la modernización más radical fue la aplicada en los AMX-13 VTT-VCI, con un prototipo modificado con una torreta rusa MB2-04 equipada con un cañón de 30 mm, una ametralladora 7,62 mm y otra de 12,7 mm, incrementando significativamente el poder de fuego de este blindado.

Monitor LCD para la cámara térmica de un AMX-13C.90 del Ejército modernizado por Cemanblin (Foto: vía David Prada)
Monitor LCD para la cámara térmica de un AMX-13C.90 del Ejército modernizado por Cemanblin (Foto: vía David Prada)

Con estos planes de mejoras y modernizaciones pautadas, los viejos vehículos tendrán una segunda y renovada vida operativa, complementado de manera efectiva a las nuevas incorporaciones de unidades blindadas adquiridas en Rusia y China.

Por: Delso López Lugo, febrero de 2016

Fuentes Consultadas

  • Hernández, Carlos (1991). El Ejército: Mirando al Año 2000. Revista Defensa, año XIV, Número 155, Marzo de 1991.
  • Talón, Vicente / Hernández, Carlos (1992). Especial Ejército de Venezuela. Revista Defensa, año XV, Número 167, Marzo de 1992.
  • Pérez Lecuna, Roberto (2000). Apuntes Para la Historia Militar de Venezuela 1ero. de Enero de 1936 – 18 de Octubre de 1945
  • Pérez Lecuna, Roberto (2003). Apuntes Para la Historia Militar de Venezuela 19 de Octubre de 1945 – 31 de Diciembre de 1948, Tomo II
  • Zaloga, Seteven J. (2004). M18 Hellcat Tank Destroyer 1943-97.

En la Web

  • Service historique de la Défense. Inventaire des Archives de la Guerra Série N 1920-1940 Tome II http://www.servicehistorique.sga.defense.gouv.fr/sites/default/files/SHDGR_INV_1N_6N_1920_1940_T2.pdf
  • Expedito Carlos Stephani Bastos. EE-T4 Ogum o Blindado Leve da Engesa. Disponible en http://www.ecsbdefesa.com.br/fts/Ogum.pdf
  • Asignan recursos al Ejército de Venezuela para repotenciación de 300 medios blindados. Disponible en http://www.infodefensa.com/latam/2013/10/23/noticia-asignan-recursos-al-ejercito-de-venezuela-para-repotenciacion-de-300-medios-blindados.html
  • El Ejército de Venezuela centra sus esfuerzos en la recuperación de material blindado y aeronáutico. Disponible en http://www.infodefensa.com/latam/2013/12/23/noticia-ejercito-venezuela-centrara-esfuerzos-recuperacion-material-blindado-aeronautico.html
  • Venezuela repotenciará sus tanques AMX-13C90. Disponible en http://www.infodefensa.com/latam/2014/02/17/noticia-ejercito-venezuela-repotenciara-tanques-amx13c90.html
  • Venezuela dotará a sus blindados AMX-13 VTT-VCI de torretas MB2-04. Disponible en http://www.infodefensa.com/latam/2014/03/05/noticia-muromteplovoz.html
  • El Ejército de Venezuela va a repotenciar y modernizar sus tanques AMX-30V. Disponible enhttp://www.infodefensa.com/latam/2014/06/10/noticia-ejercito-venezuela-repotenciar-tanques-amx30v.html
  • Avanza la modernización de los blindados Urutú de la Infantería de Marina. Disponible en http://www.fav-club.com/2015/06/26/avanza-la-modernizacion-de-los-blindados-urutu-de-la-infanteria-de-marina/
  • Infantería de Marina venezolana recibe tanques de fabricación china. Disponible en http://www.fav-club.com/2015/09/01/infanteria-de-marina-venezolana-recibe-tanques-de-fabricacion-china/
  • Arribó a Venezuela primero lote de vehículos blindados chinos para la Infantería de Marina. Disponible en http://www.fav-club.com/2014/12/30/arribo-a-venezuela-primer-lote-de-vehiculos-blindados-chinos-para-la-infanteria-de-marina/

Agradecimientos especiales por la ayuda en la elaboración de este artículo

  • Carlos Hernández González
  • Ramón Rivero Blanco
  • David Prada García
  • Darío Silva Castellanos

Escrito por Delso López Lugo

Delso López Lugo

Ingeniero en Informática con diplomado en Diseño de Medios Web. Miembro de FAV-Club

Delso López Lugo

Ingeniero en Informática con diplomado en Diseño de Medios Web. Miembro de FAV-Club