El General Juan Vicente Gómez y Charles Lindbergh

El General en Jefe Juan Vicente Gómez Chacón gobernó a Venezuela durante casi 27 años, desde 1908 hasta 1935, siendo famoso por su fuerte carácter y por dirigir los destinos de la nación con mano férrea y con un toque muy personalista y audaz.

Entre los logros alcanzados durante su gestión, entre ellos, referentes al tema militar, se tienen la reorganización de las Fuerzas Armadas Nacionales y la fundación de la Aviación Militar en Venezuela.

“El Benemérito” siempre fue objeto de historias, chistes y cuentos, en algunos casos inventos del pueblo y humoristas y en otras ocasiones, hechos reales que eran productos de sus vivencias diarias. Verdad o no, lo cierto es que el General dejó un rico y amplio repertorio de anécdotas que han trascendido a casi 100 años de haber ascendido a la primera magistratura de la nación.

En esta oportunidad nos referiremos a una serie de anécdotas que rodearon a Gómez durante la visita del piloto norteamericano Charles Lindbergh, a las ciudades Maracay (sede del Gobierno) y Caracas, después que este se inmortalizara por su épico vuelo trasatlántico.

El escritor y poeta de la generación del 28, Gonzalo Carnevalli, refiere como cierto un cuento durante el arribo de Lindbergh a Maracay, quien era aclamado como un héroe, cuando este era esperado en el Campo de Aviación por el General Gómez, su comitiva y en particular las hijas del Benemérito.

gomez_maracay
El general Juan Vicente Gómez y su comitiva esperando al famoso aviador Charles Lindbergh en Maracay

Una vez que el piloto norteamericano descendió de su avión, Spirit of Saint Louis, un grupo de jóvenes hermosas, entre ellas dos hijas del General, acudieron solicitas a darle la bienvenida al as de la aviación. Una de ellas se adelantó y le ofreció un hermoso ramo de flores. Lindbergh emocionado, les da las gracias por el delicado gesto y les pregunta en su escaso español, si las flores son naturales. El Dictador, soltero impenitente le aclara: “Si, amigo Lindbergh…. son naturales, pero reconocidas y de muy buena familia…..

spirit_of_saint_louis_en_maracay
El “Spirit of Saint Louis” en Maracay

Charles Lindbergh fue declarado huésped de honor en Maracay y como pasó unos días en la Ciudad Jardín, el Dictador lo invitó a una de sus vaqueras localizada en Las Delicias, donde cientos de vacas finas eran ordeñadas a diario por hombres diestros en esa faena, procedentes de los llanos venezolanos.

Lindbergh se fascinó por la forma de ordeñar de los llaneros al cantarle tonadas a las vacas, a lo que este le pregunta al General:
“¿ Por qué los hombres le cantan a sus vacas?”
“¡Porque si no les cantan no se dejan ordeñar Lindbergh!”,  fue la respuesta de Gómez.

Pero cuando continuaron caminando, llegaron a un recodo de los establos donde el aviador vio que un llanero no cantaba al ordeñar, extrañado por esto, le preguntó al General el por qué este no hacía igual que los demás.
Gómez, sin inmutarse le responde:
“¡Es que esa vaca es sordo-muda, Lindbergh!”

A los pocos días Lindbergh deja Maracay para trasladarse a Caracas, donde se repetiría una versión de bienvenida similar a la acontecida en Maracay días antes.

Una vez que Lindbergh aterrizó su aeronave, este ignoró al comité de recepción, presidido por el General Gómez y se dedicó a revisar el fuselaje, el motor y la bujías del avión.

Ante esta falta de cortesía de parte del aviador norteamericano, alguien osó a preguntar si esa actitud no le molestaba al señor Presidente, a lo que Gómez contestó:
“Este es el tipo de hombre que a mí me agrada, pues atiende primero a su caballo”

Por: Erwin Fuguet

Escrito por Erwin Fuguet Gedde

Erwin Fuguet Gedde

Ingeniero Civil con postgrado en Estructuras Sismo Resistentes y Patología Estructural y Doctorado en Gerencia de Proyectos. Miembro de FAV-Club

Erwin Fuguet Gedde

Ingeniero Civil con postgrado en Estructuras Sismo Resistentes y Patología Estructural y Doctorado en Gerencia de Proyectos. Miembro de FAV-Club

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *