El primer accidente fatal en la Aviación Militar Venezolana

Provenientes de Maracay aterrizan en Barquisimeto los tres primeros aviones Farman 190 de la Aviación del Ejército en misión de entrenamiento el 4 de febrero de 1931. El cuarto avión al mando del teniente Vicente Landaeta se retrasa. Al rato avistan el avión de Landaeta que se dispone a aterrizar pero al acercarse a la pista en cuestión de segundos el Farman se estrella estrepitosamente desprendiéndose el motor y capotando violentamente. El teniente Landaeta salió despedido del aparato y murió en el acto. Julio Fortoul, el mecánico electricista quedó levemente herido y los otros dos pasajeros, el sub-teniente Alfredo García (copiloto) y el mecánico Ángel Stopello resultaron ilesos.

Este fue el primer accidente fatal en la Aviación Militar. Mucho se especuló sobre las causas del accidente, cargando la culpa los aeroplanos la firma francesa Farman, ya que corría el rumor de que esos aviones eran bastante frágiles. Pero el teniente Robert Guerin, instructor en jefe de la Aviación Militar inició una exhaustiva investigación, con los pocos recursos con que contaba en aquella época y llegó a una interesante conclusión.

Luego de haber interrogado a los tres sobreviventes y haber descartado las distintas teorías sobre fallos estructurales, o que el avión se destrozó por haber aterrizado bruscamente: “…Según mi parecer, el aparato en el momento de aterrizar ha debido ser succionado y aplastado en el suelo por efecto de un remolino ascendente.”

Hasta los años 70 del siglo pasado no se había estudiado en profundidad el fenómeno atmosférico llamado Windshear, “reventón descendente” o expansivo: una masa de aire que desciende a gran velocidad cuando hay condiciones de temperatura mayor de 26 grados y puede aplastar al avión literalmente contra el suelo. Es uno de los mayores peligros meteorológicos que existen para la navegación aérea y al momento de aterrizaje, que es el mas delicado.

Guerin no podía conocer con lujo de detalles ese fenómeno, pero su gran experiencia como piloto, especialmente en lugares tropicales había experimentado el fenómeno y le dio la clave para aproximarse bastante a la realidad de lo que le sucedió al Farman de Vicente Landaeta.

Por: Fabián Capecchi

Escrito por Fabián Capecchi

Fabián Capecchi

Publicista e Historiador – Miembro de FAV-Club

Fabián Capecchi

Publicista e Historiador – Miembro de FAV-Club

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *