Un presidente en apuros

Creo que debo contar aquí una anécdota, que esta relatada en mi libro “Escrito para mis nietos” y que me pasó cuando estaba de Instructor en la Escuela de Aviación Militar.

En el año 1961 anuncia el Presidente de la República Rómulo Betancourt, que el presidente de los Estados Unidos de Norte América John F. Kennedy, visitaría a Venezuela.

Por tal motivo, el día de la visita [1], nos ordenan a todos los oficiales permanecer en nuestras unidades, el Grupo de Entrenamiento Aéreo donde yo pertenecía, funcionaba en un edificio al lado de la torre de control de la base aérea Mariscal Sucre en Maracay.

Ese día, los dos presidentes se habían quedado a dormir en el Hotel Maracay, pues de allí partirían en helicópteros a una visita en una zona llamada “La Morita” [2], cerca de Maracay.

Por nuestra parte los oficiales que estábamos en la unidad, como no teníamos actividades de entrenamiento aéreo para los cadetes, sacamos unas sillas y unas mesas a la parte de afuera del edificio, para jugar domino y/o cartas mientras duraba el acuartelamiento que nos habían ordenado.

Yo era el más antiguo de los presentes y sin saber porque razón, vemos que el helicóptero presidencial [3] y los de escolta se empiezan a cercar a la rampa de estacionamiento, al frente de la torre de control y muy cerca de donde nosotros nos encontrábamos. Le ordené a uno de los oficiales que estaba conmigo, que llamara, por el teléfono interno, a la torre de control para saber que estaba pasando. La respuesta fue que el helicóptero presidencial aterrizaría frente a la torre, automáticamente todos los oficiales nos pusimos en fila esperando que iba a pasar y sorprendidos por lo que estaba pasando.

Efectivamente, aterriza el helicóptero y quien primero se baja es el presidente venezolano Don Rómulo Betancourt, detrás de él venía el Presidente Kennedy y Betancourt se dirige a donde estábamos nosotros, todos nos ponemos en posición de firme y cuando llega hasta donde estaba yo, que era el primero de la fila, me pregunta: “¿teniente donde hay un baño?”, yo le hago señas hacia el lugar donde estaba el único baño fuera del edificio, que lo usaban los bomberos y el personal que por allí transitaba, un baño que no estaba en las mejores condiciones que se diga, pero era el más cercano.

Betancourt se voltea al Presidente Kennedy y le hace señales y se va con él. Poco tiempo después regresan ambos y nosotros todavía estábamos de pie en fila, ambos presidentes nos dieron la mano, las gracias y regresaron al helicóptero. Nosotros no podíamos aguantar las risas que todo aquello nos causó y cuando ya se fueron, fue motivo de toda clase de chiste.

Pero lo mejor de todo es que una semana después anuncian que venía a visitar a Venezuela el Príncipe de Edimburgo y que el lugar de llegada del avión oficial seria justamente la Base Sucre.

Se ordena todo para la rendición de honores al visitante, se designan las tropas y los oficiales para la parada y efectivamente ese día llega el Príncipe, después de los honores correspondientes y las palabras de bienvenida, el Príncipe pide que le indiquen un baño, no habiendo otro, el Príncipe visita el mismo baño, que una semana anterior había visitado el Presidente Kennedy.

De nuevo aquello ya fue el colmo. Recuérdese que para aquel entonces, estábamos en la llamada “Guerra Fría”, donde los protagonistas principales en todos los periódicos y noticieros eran El Presidente Kennedy, el Presidente de la Unión Soviética Nikita Sergeyevich Khrouchtchev y el Príncipe de Edimburgo de Inglaterra.

Ese mismo día los oficiales hicimos una colecta para comprar una placa y colocarla en el baño que decía: “Aquí se cagó Kennedy, el Príncipe de Edimburgo y estamos esperando por Nikita Kruschev”. Esa placa, aún en los años 90 estaba colocada en el baño, pero no se cual habrá sido su suerte desde entonces.

Por: General Mariano J. Márquez

Foto: Los presidentes Rómulo Betancourt y John F. Kennedy arribando a la zona llamada “La Morita”, cerca de Maracay.

Notas:

[1] 16 de diciembre de 1961.

[2] Se entregaron varios títulos de propiedad de tierra, como parte del programa de ayuda económica, política y social “Alianza para el Progreso” para América Latina del presidente Kennedy.

[4] El presidente Kennedy empleaba un Sikorsky HUS-1Z Seahorse (VH-34D) “Marine One”, un S-58 modificado. Por su lado para transporte presidencial, la Fuerza Aérea Venezolana disponía de un helicóptero Sikorsky S-55.

FAV-Club quiere agradecer a los administradores del grupo de Facebook Fuerza Aérea Venezolana, FAV-Group, por permitirnos publicar este articulo.

Escrito por Mariano J. Márquez

Mariano J. Márquez

General retirado de la Fuerza Aérea Venezolana

Mariano J. Márquez

General retirado de la Fuerza Aérea Venezolana

7 comentarios sobre “Un presidente en apuros

  • el 28 noviembre, 2016 a las 5:55 pm
    Permalink

    Este pequeño anécdota de la historia es una pieza exquisita e hilarante que nos recuerda a todos los mortales que por encima del papel que nos depara el destino, la importancia de nuestra posición en un momento dado o de cuanto idealicemos o nos idealicen los demás, simplemente somos humanos y en nuestras más básicas necesidades, todos somos iguales.
    Gracias por compartirlo General Márquez.

    Respuesta
  • el 28 noviembre, 2016 a las 10:51 pm
    Permalink

    Demasiado bueno el aporte!

    Respuesta
  • el 29 noviembre, 2016 a las 1:29 pm
    Permalink

    Buenísimo relato… Ojala la placa aún exista.

    Respuesta
  • el 5 diciembre, 2016 a las 2:36 pm
    Permalink

    jajaj muy buenos, gracias por compartir.

    Respuesta
  • el 19 febrero, 2017 a las 4:55 pm
    Permalink

    Muy buena las historias hago que no ser leer todos los días
    Por los menor yo no los sabia

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *