El “Caldas” y la Penetración Estratégica

Introducción: El entonces capitán de navío Jesús Enrique Briceño García estaba al mando de la fragata misilistica ARV “Mariscal Sucre” (F-21) (1). Durante la crisis fue comandante del Grupo de Tarea 19.1 conformado por unidades de superficie de la Armada venezolana presentes en el Golfo de Venezuela. A continuación su relato:

El 9 de agosto de 1987, nos encontrábamos navegando en una operación combinada con la Armada italiana (2), cuando recibí por código secreto proceder a la brevedad a Puerto Cabello, elevar el alistamiento al máximo nivel, para prepararnos para el combate. Un buque de la Armada Colombiana penetró aguas del Golfo de Venezuela y a pesar de haber sido interceptado por el patrullero ARV “Libertad” (PC-14) e invitado a salir de aguas nacionales, se negaba a hacerlo y por el contrario exigía que el patrullero se retirara de aguas colombianas. La “Crisis del Caldas”, habla estallado. (3)

Procedimos a máxima velocidad y a las 2200 atracamos en Puerto Cabello. Embarcamos doble amunicionamiento, completamos tripulación,  probamos equipos y sistemas, inclusive hasta el nivel de ventilación de turbinas de los misiles. Nuestro buque estaba listo para el Combate. Zarpamos a las 0340 y a máxima velocidad nos dirigimos a asumir el Comando del Grupo de Tarea 19.1 (4). El grupo de combate de línea, que se encarga de aplicar el máximo poder de fuego naval en el Golfo de Venezuela, ante cualquier amenaza. El Comandante de la Escuadra el  contralmirante Cirilo Marcano Mata, ahora Comandante de la Fuerza de Tarea 19 (5) y responsable de todo el componente Naval. Buen comandante, marinero, de mucho empuje y gran conciliador. Me despidió en muelle y me dijo: “Si es necesario utilice las armas para defender el Golfo”. Ese era el sentimiento de todos nosotros y estoy seguro lo es todavía. En el alma del marino de guerra venezolano, se abriga la total propiedad del golfo. Así lo vivimos durante nuestros años de Alférez de Navío, cuando navegábamos ejerciendo soberanía por toda esa extensión marítima vital para la seguridad de país.

Así lo reiterábamos en todos los foros nacionales y en nuestras reuniones de comando. Así lo sentí aquella tarde, cuando en el Teatro de la Academia Militar, era para aquel entonces Ministro de Relaciones Exteriores en 1979, el Dr. Zambrano Velazco, quien intentó explicar a los oficiales de las FFAA, la Hipótesis de Caraballeda, donde se legaba territorio nacional del Golfo de Venezuela, a Colombia. Hubo conmoción, se levantaron los más antiguos, criticaron, muchos se agarraban las armas de sus porta pistolas, nos enardecimos por tal posición entreguista que todo esto en este momento, nos hacía evocar tan álgidas decisiones sobre el significado de una Penetración Estratégica y que se estaba materializando al unir los indicios de aspectos como las interceptaciones de los “Makandra” o del “Star Fish”, pesqueros colombianos que penetraban una y otra vez en zona donde ejercíamos soberanía. Nos recordábamos las movilizaciones de Castilletes en 1975, los incidentes de los transportes T-12 y T-14, los incidentes de los patrulleros P-11 y P-12 y en fin, todo un sin número de roces limítrofes que seguramente culminaban con esta patética demostración de violación.

La tripulación estaba en cuenta de la situación. Me dirigí por la red de órdenes colectivas: “Atención con toda la tripulación, les habla el Comandante, estamos entrando en un área de combate real. Somos parte de un Grupo de Tarea vital para la vida Nacional. Nuestra Misión es impedir la violación de nuestro territorio, que en estos momentos sufre una de las amenazas más evidentes de la historia. Cada uno de nosotros debe hacer su función en la mejor forma, por Venezuela y por nuestra Armada. A partir de este momento pasamos al máximo grado de alistamiento para el combate, í Rol de Combate!”…en nuestras pantallas de radar, la situación táctica era complicada ya que había muchos buques mercantes y pesqueros en la zona. Asumí por mensaje el Comando del GT que lo conformábamos varias Fragatas y Patrulleros y dicté algunas instrucciones a la vez que preparaba el mensaje de las Reglas de Enganche, que son reglas para permitir el uso de las armas a todos los Comandantes que participaban en la Operación (6).

Nuestra participación estaba tomando más cuerpo, a fin de reforzar las diferentes formas de acción de acuerdo al Plan de Operaciones preconcebido para estos casos. Nuestro compromiso con el país era muy grande y estábamos dispuestos a todo lo que fuera necesario para evitar tan flagrante violación. Los comandantes de los otros buques en la zona y bajo mi comando los desplegué para ejercer un total control de la zona. Control Aéreo, Marítimo y Submarino, accesos en los alrededores del Monje Norte, áreas de acción en los sitios de interés, protección y resguardo en las áreas de influencia de Castilletes y resguardo y máxima protección a nuestras zonas productivas de Paraguaná y las aproximaciones de Calabozo en forma tal de permitirnos un verdadero saneamiento de la zona total del Golfo de Venezuela y constante traqueo electrónico del incursor y las demás unidades que se encontraban en zonas aledañas a Puerto Bolívar y que habían sido identificados (7). Dispusimos un despliegue que permitir control naval de la zona y movilidad para reaccionar.

El miércoles 12 de agosto a las 1245, la primera alerta roja, por la presencia de aviones de combate no identificados en la zona. Un avión de transporte y posible de vigilancia colombiano. Solicitamos la presencia de nuestros Mirage, lo cual sucedió, alejando la amenaza. Al día siguiente, una segunda alerta roja, el patrullero ARV “Constitución” (PC-11) reporta en una zona cercana al Monje Sur, positivo periscopio. Procedimos a máxima velocidad. Lanzamos granadas sónicas. Nos unimos en búsqueda del submarino al cual considerábamos una de las amenazas más letales (8). Teníamos listos los torpedos para su lanzamiento y solicitamos el permiso para disparar, de acuerdo a las reglas de enganche. Esto fue negado. Las presiones sobre la tripulación se aumentaban y esto me permitía calibrar el significado de esos arduos entrenamientos a los cuales sometimos a nuestros hombres. El resultado era inequívocamente positivo. El comportamiento de la tripulación era excelente.

Las comidas se realizaban en los puestos de combate.  Las horas transcurrían en tensión. Alerta roja. Un blanco no identificado de superficie se acerca viniendo de punta Gallinas. Las fragatas ARV “General Urdaneta” (F-23) y ARV “General Salom” (F-25), que estaban desplegadas al norte realizaron sus fintas tácticas y previnieron el intruso. Nuestra intención era también ejercer penetraciones en las áreas que habían sido convenidas de transito de unidades colombianas, a 2 millas de Puerto López.

Ejercimos esa reiteración de inequívoca Soberanía Histórica, con la cual indicábamos al mundo que estábamos en posesión también de ese territorio. Estuvimos cerca del ARC “Caldas”, inclusive no permití conversaciones con su comandante, ya que estaba convencido de su violación y que era definitivamente una acción estratégica errada, consecuente con la línea política de su Ministro de Relaciones Exteriores del momento, el Coronel Londoño; seguramente artífice de este error histórico.

Los radares de tiro estaban preparados para cualquier acción, así como las armas. Nos reconocimos por los equipos de Guerra Electrónica. Durante la noche del 15 de agosto, ¡Alerta Roja!…nos iluminan con su radar de tiro!. Listos para hacer fuego!…misiles tres y cinco designados…de repente una voz por el equipo VHF, que es un circuito intencional: “¡Comandante ha habido un error, ya ordené que apagaran el radar de tiro!”. Le indiqué al oficial de puente, que le dijera que si volvían a iluminarnos con su radar de  tiro que se atuvieran a las consecuencias…i La tensión estaba al máximo!, la tripulación verdaderamente agotada, transcurrían los casos como este y seguían pasando las horas. A las 0500 del 16 de agosto,  la corbeta ARC “Caldas” era relevada por su gemela la ARC “Independiente”.

El seguimiento, las acciones de interceptación y los preparativos de un nuevo grupo de tarea para acciones ulteriores en caso de combate, nos llevaban de desvelo en desvelo. La comida en el puente y la participación de la tripulación se sentía a pesar del cansancio, muy buena. Nuestros equipos en óptimas condiciones no permitían errores que hubiesen sido causas de combate. Al fin el 17 de agosto, el comandante del Teatro de Operaciones, ordena que si a las 0600 Hrs del 18 de agosto, la corbeta no se salía, deberíamos hundirla. Replegué los buques hacia sitios estratégicamente adecuados al tipo de armas y para evitar encontrarnos al alcance de sus armas y nos preparamos (9). Poco antes de las 0400, la corbeta ARC “Independiente”, se retiraba de aguas venezolanas.

Sentimos satisfacción de nuestra actuación. La historia lo dirá algún día, allí, en este incidente se pudo materializar el Alistamiento Operativo. Esa fue una demostración de nuestra capacidad y una gran enseñanza para los futuros comandantes, para que este sea su norte: “Trabajar arduamente para incrementar su Alistamiento Operativo”.

Nos mantuvimos un mes en constantes patrullajes aéreos y marítimos en la zona, por lo que nuestras visitas a la Base Naval de Punto Fijo y Maracaibo se incrementaron considerablemente. Conocí oficiales del Ejército que compartieron desde otros Teatros de Operaciones, el mismo sentimiento y pienso que aunque nuestra participación fue siempre de un alto desempeño profesional y de una gran ponderación, este incidente pudo desembocar en una lamentable guerra, que la historia no hubiese perdonado.

Por: Vicealmirante Jesús E. Briceño García

Tomado del libro “En el ojo del huracán” (1999) del autor. Adaptación y notas de FAV-Club

NOTAS

(1) Cabeza de una serie de seis fragatas tipo Lupo que entraron en servicio entre 1980 y 1982. Con un desplazamiento de 2.520 ton. a plena carga, estaban armadas con ocho misiles antibuques Teseo OTOMAT Mk.2; lanzador óctuple Albatros para misiles antiaéreos Aspide; dos lanzadores triples de 324mm para torpedos A-224S; un cañón OTOBreda de 127/54 mm; dos montajes dobles de cañones antiaéreos OTOBreda Dardo 40/70 mm. Capacidad para embarcar un helicóptero Agusta Bell AB-212 ASW.

(2) El 7 de agosto de 1987 arribó a La Guaira, el crucero escuela “Caio Duillo” de la Armada italiana. Al día siguiente atracaron las fragatas “Espero” y “Euro” para realizar maniobras conjuntas con la Armada venezolana en el Mar Caribe.

(3) El patrullero ARV “Libertad” (PC-14), del tipo Vosper clase “Constitución/Federación”, con un desplazamiento de 170 toneladas a plena carga, estaba armado con dos misiles antibuques Otomat y un cañón Bofors de 40 mm. Por otro lado la corbeta ARC “Caldas” (FM-52), del tipo FS-1500 clase “Almirante Padilla”, con un desplazamiento 1.800 toneladas a plena carga, estaba equipado con dos lanzadores cuádruples de misiles antibuques MM-40 Exocet; dos lanzadores triples de 324 mm para torpedos A-224S; un cañón OTOBreda de 76/62 mm y un montaje doble de cañones antiaéreos OTOBreda Dardo 40/70 mm. Capacidad para embarcar un helicóptero MBB Bo-105CB.

(4) Se activaron tres Grupos de Tarea. El primer grupo conformado por las fragatas y patrulleros localizados en el Golfo, el segundo grupo por los submarinos de la Escuadra y finalmente el tercer grupo cuya preparación fue ordenada, que incorporaba los buques de asalto anfibio LST clase “Capana” con tropas de la Infantería de Marina y sus vehículos blindados anfibios.

(5) Los Grupos de Tarea  estaban subordinados a la Fuerza de Tarea 19.

(6) Las Reglas de Enganche o de Enfrentamiento propiamente dicho, señalaba que los buques venezolanos presentes en Golfo de Venezuela solo podían hace fuego sobre naves colombianas en dos circunstancias: en caso de autodefensa, para lo cual solo bastaba con la autorización del capitán de navío Briceño García o por orden superior, la cual sería transmitida por el Comandante de la Escuadra. Dicha orden tendría que contar con la autorización del Presidente de la República.

(7) Según el entonces capitán de navío Briceño García, fueron identificados al norte de la Península de la Guajira, fondeados o navegando cerca de las costa, dos corbetas, tres patrulleros y un submarino de la Armada Colombiana.

(8) Las unidades venezolanas habrían detectado al submarino colombiano Type U209-1200 ARC “Tayrona”. Al menos en tres ocasiones durante la crisis, los buques venezolanos obtuvieron contactos submarinos.

(9) Las fragatas y patrulleros misilisticos venezolanos previo al ataque, asumieron posiciones de tiro de sus misiles antibuques Otomat, sacando provecho de su mayor alcance en contraste a los misiles MM-40 Exocet de la corbeta ARC “Independiente”.

Escrito por Jesús E. Briceño García

Jesús E. Briceño García

Egresó de la Escuela Naval con el grado de alférez de navío en la promoción “CN. Francisco Javier Gutiérrez” del año 1966. Fue Comandante General de la Armada Venezolana entre 1995-96.

Jesús E. Briceño García

Egresó de la Escuela Naval con el grado de alférez de navío en la promoción "CN. Francisco Javier Gutiérrez" del año 1966. Fue Comandante General de la Armada Venezolana entre 1995-96.

3 comentarios sobre “El “Caldas” y la Penetración Estratégica

  • el 20 agosto, 2017 a las 7:21 am
    Permalink

    Seria bueno que Udes . entrevisten al CN Asdrubal Becerra Rivas esta en Facebook, el tiene la versión cronológica de esos acontecimientos…yo estuve allí y no figura por ninguna parte la fragata F22 Almirante Brion ,la cual fue el único barco 100% operativo para ese momento y designado para el combate y el Comandante de esa unidad fue quien anuncio el” Rol de Combate ” CN Luis Arismendi Herrera

    Respuesta
    • el 20 agosto, 2017 a las 12:43 pm
      Permalink

      Bueno hay que aclarar que el autor hace un relato desde su punto de vista. No es estrictamente un articulo cronológico de la crisis, pero nos da una idea del ambiente vivido.

      Evidentemente hubo más unidades navales desplegadas que no se nombran en el relato del Vicealmirante Briceño Garcia.

      Saludos cordiales

      Respuesta
  • el 21 agosto, 2017 a las 5:31 pm
    Permalink

    No es de extraño ese incidente de dicha buque en ese tiempo y hoy mas que nunca tenemos que está o pendiente de nuestra espacio marítimo y nuestra frontera con este gobierno colombiano ??

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *